Entrevista A Una Persona Con Consumo De Alcohol (Parte 5)


Esta es la quinta parte de la entrevista que le hicimos a una persona con consumo de alcohol. Con su consentimiento hemos reproducido textual y a modo de grabación lo que nos contó sobre sus experiencias con el consumo y así también esperamos que lo que nos cuenta haga mella en ustedes, lectores.
Sin más preámbulo...

PARTE 5


E: ¿A qué te refieres o cómo que una “prueba”?
P: Si, pues es que sólo fui como a ver qué hacían y cómo lo hacían, y al final no me gustó mucho, o más bien, no me gustó nada. Sentí que se enfocaban más en contar sus experiencias y no en tratar de resolver lo que provocaron sus experiencias. Como que se quedan en el pasado.
Al menos yo vi eso y creo que no era la manera en que podría remediar mi consumo, aunque después fue cuando pensé en si lo quería remediar y vi que no había problema con ello, así que decidí no hacer nada.

E: Tomando como ejemplo este lugar, AA, sabemos que el consumo de cualquier sustancia adictiva o ilegal no es bien vista por la sociedad, hasta es tachado de adicto como adjetivo despectivo. ¿Qué opinas acerca de que a gente es la que crea estos adjetivos a través del tiempo y con ello los lugares como AA para contrarrestar lo negativo de la sociedad?
P: Bueno, no lo había visto así, pero creo que tienes razón en parte. Los que consumimos alcohol o los que consumen tabaco o algo más son como alejados de los demás, o sea que no los aceptan en otros lugares, a menos de que se use como otra cosa, como un estatus o algo así. Hay ejecutivos o personas de esas cosas que usan los puros o las botellas caras de alcohol para crear ese estatus, y quizá varios no sean adictos a ellas, pero otros sí, aunque a lo que me refiero es al uso que se le da, y otras personas creyendo que lograrán estar en el mismo lugar, lo hacen y quizá no tienen el autocontrol de los otros y terminan siendo adictos.
Yo no sé cómo se pueda conformar a la gente a través de una separación de los que toman o fuman o usan drogas, pero al menos sé que no me gustaría que a mí me etiquetaran como un “alcohólico”.

E: ¿Le darías menos peso a lo que la gente diga de lo que haces a lo que tú piensas de ti?
P: No sé si menos, pero al menos no tanta importancia. Se supone que yo hago mi vida con lo que yo creo que a mí me gusta o lo que me interesa hacer, pero no tomando siempre en cuenta lo que digan los demás, sino cómo.

E: ¿Creerías que la sociedad de ahora le da mucha importancia a las drogas en cuanto a la vida y al desarrollo de ésta?
P: Sí, porque de eso dependen varias cosas, como tu vida personal, si encuentras una pareja que le guste hacerlo mismo o no, o que se drogue con alguien más, o con tu familia, que como decíamos hace rato, pueden alejarse o no de un consumidor de cualquier cosa. También en el trabajo, porque de eso depende de si te dan uno o no. No te van a dar un trabajo si eres un alcohólico en potencia o eres un adicto. Y ya en la sociedad, o sea, con toda la gente, a veces varía y a veces no, por lo mismo, porque ellos te ven y sus opiniones cambian. Depende la manera que te vean ellos te van a juzgar.

E: ¿Qué les dirías a las personas que están comenzado a consumir alcohol por las diferentes razones que puede haber, como curiosidad, pertenecer a un grupo o por ejemplo por los padres?
P: En realidad no creo poder decirles mucho, porque si ellos lo hacen por una razón, al menos creo que es una razón de peso, y que nada de los que les diga yo o alguien más lo podrá cambiar. Un cambia sus decisiones por uno mismo y quizá sí, por lo que llega a escuchar, pero no de manera planeada como lo diría yo.

E: ¿Entonces crees que las pláticas, los talleres, las ferias o la difusión de información no sirve?
P: Sí claro, porque no todos somos iguales, hay personas que son muy influenciables y con algo que escuchen deciden su futuro, pero hay otros que no. Todo eso que mencionas es para esos que son influenciables y hace más caso a otras.

E: Y, ¿tú de cuál eres o a cuál te dirías perteneciente?
P: Yo soy de los que no se dejan influenciar. O al menos tratan de serlo. Es lo mío.

E: ¿Qué sería lo que recuerdes que hayas hecho o lo peor que recuerdes haber hecho en tu vida?
P: Lo peor que he hecho en mi vida. Creo que sería lo que no he hecho ¿no? Porque actualmente podría haber sido, un ingeniero exitoso, haber desarrollado algo que puede que ayude a la gente, a las personas, podría haber vendido algún programa, algún software que yo haya hecho, y der estar trabajando desde un principio en algo que me gustara y no estar en una empresa en la que no quiero estar. Creo yo que, pues, me han faltado cosas por hacer y creo que lo peor que he hecho en mi vida es no echarle ganas a lo que debería. Bien pude haber sido una buena persona y no lo fui, terminé estancándome. Creo que eso fue lo peor que he hecho. Cometer mis errores y terminar donde estoy, bien pude haber hecho algo mejor de mi vida y pues tener mejores cosas, a fin de cuentas, una mejor pareja, tal vez una mejor casa, pude haber sido en un futuro, sino millonario, pero si una persona que pueda costear fácilmente lo que quiere o tiene en cuenta. Creo que eso fue lo peor que hice, no ser quien debía ser y haber caído en errores.

E: Me contaste que una vez que una vez te tiraron agua con una cubeta fuera de un local o que has tenido problemas con la ley. ¿Alguna vez has visto a todas esas personas que viven en las calles y que solamente tratan de pedir dinero a los transeúntes para volver a consumir alcohol? ¿Te has visto como ellos o te has como comparado con ellos alguna vez?
P: Sí los he visto, la verdad, sí es curioso que pasas por una calle y ves a alguien pidiendo una moneda para un trago, pero a final de cuentas, es fácil notar que tú no estás en ese lugar o que no perteneces a ellos porque, como te digo, no soy alcohólico que está haciendo eso, he pasado momentos vergonzosos, sí, pero no he llegado a ese punto de haber pedido o mendigar una moneda para tomar.
Pues sí he pedido plazos o préstamos en el trabajo, pues para pagar la renta que no pago por haber comprado botellas y no pagaba la renta a tiempo, pero jamás me vi, así como una persona en situación de calle pidiendo dinero para una botella. Sí he pasado situaciones vergonzosas, como te contaba, me aventaban agua, así, pero jamás pedí una moneda, jamás me vi como uno de ellos, y es que cuando los ves, no te sientes n de ellos, porque no te pasa nada.

E: Bueno, pensando ya, a futuro, ¿crees que, en unos años, meses, podrías reducir tu consumo o seguirías igual?
P: No lo sé, creo que es una cuestión muy, si bien no personal, creo que si es una cuestión que depende de mí. No podría asegurarte que mañana dejaría de tomar porque te estaría mintiendo. Es una cuestión que debería ver con alguien, con mis padres, si quiero ser una mejor persona qué debería hacer, si quiero cambiar qué debería hacer. No te digo que en un futuro me veo tomando más o menos porque realmente te estaría mintiendo, que yo vaya a tomar o que no vaya a tomar, no puedo controlar ese impulso cuando te digo “sabes qué, hoy no voy a tomar, ni mañana tampoco”, puedo decirte, “hoy no voy a tomar” pero en la noche tomo, entonces no, no podría decirte bien con certeza que sería de mí, que sería de mí o que no haría.

E: ¿Crees que una relación de pareja o tu próximo trabajo al que estás a punto de llegar, modificaría igual tu consumo?
P: Me siento muy emocionado por el trabajo porque, a final de cuentas, es lo que me gusta. Creo que si llega un momento donde tal vez no me sienta que soy un alcohólico pero que sí consumo mucho alcohol, que, sí he tenido problemas por él, pero no me siento tal grado de que sea una persona que desquicie su vida en el alcohol, porque he hecho otras cosas aparte. Y siento que con ese trabajo puedo hacer mejores cosas. Puedo lograr algo, y creo que si es posible que ese trabajo me ayude a consumir menos porque pues voy a tener el tiempo centrado en eso, en estar trabajando en lo que me gusta. Voy a tratar de descuidar… siento que quiero descuidar esa parte de mí que toma, por estar trabajando. Pro es una cuestión muy difícil. No te podría asegurar que lo vaya a hacer. No es una cuestión que dependa de mí, o de… pero… bueno sí de mi pero no de lo que yo quiera hacer o pueda hacer.

E: Bueno, pues ha sido todo por hoy, y espero que se pueda hacer una segunda entrevista.
P: Claro. Sí. Cuando quieras. De nada.


Y por si no quieren leer el texto, también lo tenemos en audio.

Deja un comentario

1 comentario

  1. Holaaa
    Que entrevista más interesante, una entrada realmente valiosa
    Gracias por compartirla ^^
    un besazo!

    ResponderEliminar