Acceso Denegado Capitulo: X-III (Operación Fiesta parte 5 “Aplicación de las 5 fases: Tercera y última parte”)

Acceso Denegado
Capitulo: X-III (Operación Fiesta parte 5 “Aplicación de las 5 fases: Tercera y última parte”)

El agua cae en mi rostro y me empiezo a relajarme, pero escucho un sonido y después…
     ¡Axel, alguien te busca!
     ¡Ahí voy!

Me pregunto quién es… salgo del baño y busco la ropa que tenía listo para salir, es domingo y debo apresurarme, ya solo falta algunos días y aun no tengo una idea de lo que debo hacer. Bajo por la escalera y en la sala veo a alguien que me sorprende.

     ¿Sharon?... qué onda. — ella voltea a verme y sonríe un poco y después en foca su vista en la televisión.
     Nada solo pasaba a verte, últimamente ya no estas con Néstor y David. Te has alejado un poco de ellos y por eso te quería ver si todo estaba bien contigo.
Lo que me faltaba, ella está preocupada o quizás es lista y noto que ya casi no me junto mucho con mis amigos, este asunto y la obsesión de asistir a la fiesta me ha mantenido muy ocupado hasta cierto punto de que me olvidado de los demás, pero a ellos no les interesa socializar y con trabajo los convenzo para salir a algún lugar. Son mis amigos y puedo contar con ellos, pero en ocasiones su apoyo es a veces por ánimos y no con acciones.
     Últimamente he estado ocupado… — Espera… eso es las cinco fases de la introducción a hacker. Esto debe de ser una buena señal ya que por alguna razón Sharon es como una llave, un seguro. Esta es mi oportunidad debo tratar de meter el tema de la fiesta. — Tengo mis razones, pero eso no implica que este molesto con ellos o ellos conmigo, solo que necesitaba estar solo para pensar.
La mirada de Sharon, una mirada adornada con unos bellos ojos color a miel las cuales brillaban con la luz de la sala.
     Y en qué piensas.

Eso era lo que quería oír fase 2: exploración. Sharon la conozco de mucho tiempo y se cómo es ella, es mi única amiga, aunque jamás le he pedido un favor y ella en ocasiones y sobre todo en los exámenes, siempre necesito algo de mí como pasarle las tareas o las respuestas de cada examen sin poner un, pero, ella me lo debe y si realmente es mi amiga debe hacerme un favor y este es el momento que me demuestre su amistad no con palabras sino con acciones.  
                     
     Pues, no se… quizás pienso en la universidad. Las cosas ya no van hacer como antes, se bien que se vienen cosas importantes que definan nuestro modo de vivir y creo que la universidad es algo serio, dudo que sea en ir a clases y hacer desmadre en el salón, más bien es ahora ir y tratar de competir con los demás y claro sobrevivir a la carrera y no ser un simple número más en las estadísticas de alumnos que fracasaron en la universidad. Quiero llegar lejos.
     No eres el único que piensa en eso. — La cálida voz de Sharon entraron a mis oídos por un momento pensé en ella no como persona sino como mujer, era realmente bella, pero tenía que seguir con mi plan.
     Posiblemente debo no se mmm… — Ahora debo buscar una manera de como entrar, pero para eso necesito tener una plática más profunda para obtener acceso a ella. Fase de la operación 3: obtener acceso.
     Te noto extraño, hasta pienso que ocultas algo. — Mientras Sharon se acomoda en el sillón, pienso que las mujeres dan algo de miedo. Tendrá la habilidad de leer la mente.
     No se… necesito algo de mmm… como decirlo, ahhh las palabras se me va de la mente. Necesito vivir una experiencia que diga que lo que he hecho ha valido la pena. Ha pasado algo de tiempo de que no voy a ninguna fiesta.
Sharon al oír eso mira a un lado y simultáneamente me volta a ver, quizás crea que soy un infeliz que no tiene vida, además de que soy un perdedor.
     Nunca has ido a una fiesta, las veces que se hicieron en la secundaria y en la prepa, siempre te reusaste en ir y preferías ir con tus amigos a no sé a dónde. Quizás en perder el tiempo con juegos tontos.

Es verdad solo he ido a muy pocas fiestas, son tan pocas que creo que las puedo contar con los dedos de la mano y eso de una sola mano. Ella siempre vino a mi fiesta de cumpleaños.

     Eso sí, pero esta vez quiero ir a una, una muy grande el cual sea mi despedida de la secundaria.
     En la escuela cada salón hará la suya, por ejemplo, Neftalí hará una en la casa de su primo, Marco tendrá el suyo, pero solo invito a sus amigos y a otros de los demás grades y…
     Sí, pero… — interrumpo a Sharon con una sonrisa algo perversa. — quiero ir a una bien grande, el cual este bien chido y que al final diga: valió la pena ir, no a la de unos tontos del salón.
     Mmm…— Sharon inclina un poco la cabeza. — ha bueno… mmm pues las únicas grandes donde irán muchas personas, son la que se hará en Pitágoras, pero son de la prepa 86 y creo que es de alguien que estuvo en nuestra secundaria el que iba a lado de nuestro salón, un chico guapo, alto y rubio como se llamaba…
     Si te refieres a quien pertenecía al grupillo de alicante, mejor olvídalo ese tipo me odia desde que me pelee con su hermano atrás de la cancha.
     ¡ahhh! Ya me acorde su hermano Fernando, este… Rogelio, pero ya no anda con los de alicante desde que Saúl se unió con los del valle, dejo a su banda.

Saúl, recuerdo bien esa pelea. Todo empezó cuando Saúl y Fernando me provocaron, en ocasiones me rio cuando me acurdo de eso, no sé de donde diablos saque tanta fuerza para encararlos. El problema fue cuando Rogelio se enteró y me golpeo en el baño de los hombres hasta que su novia me ayudo a escapar, desde ese día me odia tanto que estuve a un paso de que me expulsaran por su culpa.

     La otra es la de Jair, el que va en él otro grupo de el mismo grado que nosotros, no sé si lo ubicas. — eso era la que quería oír. Fase de la operación cuatro: Mantener acceso. — esa se hará en su casa, lo malo es que se necesita una invitación y la otra es que por lo que me entere es que se peleó con su mama y a lo mejor ya no se va hacer o si se hace la fiesta se hará en la casa de Michelle o eso fue lo que me conto Paola.

Por un momento sentí que todo se detuvo, el canto de los pájaros, las manecitas del reloj, el mismo tiempo. No estaba seguro si se debía porque ya no se iba hacer o que se haría en la casa de Michelle.

     Si lo ubico, pero no sé, no tengo invitación y si me acurdo cuando Michelle las estaba repartiendo, pero no tome ninguno.
     Ese es el problema, la gran mayoría que va a ir son conocidos de Jair y Michelle las estuvo repartiendo en nuestro salón ya que ella también iba a ir, pero como solo conoce a Jair y a sus amigos quería que nosotros fuéramos, pero como eres tan menso, los únicos que no aceptaron fueron tus tontos amigos y tú y los que le caen mal a Michelle.
     Eso significa que tú también iras. — por un momento me sentí algo estúpido, solo por no querer acercarme a ella… como pude dejar que se me pasara esta oportunidad de acercarme a ella.
     Si quieres Axel le preguntare si aún tiene más invitaciones, sino a lo mejor me puedes acompañar, si es que aun quieres ir.

     ¡Gane! Ya tengo el acceso.  
  
Axel, nuestro protagonista tiene una oportunidad de oro para ir a la fiesta soñada, pero que le depara ahora solo queda a que termine la semana para que esté listo para la fiesta! Todo esto y más en el siguiente episodio de Acceso Denegado XI (“cuatro días de la semana, fiesta, amor y tragedia”)
         
                     

No te pierdas el siguiente capítulo de Acceso Denegado, todos los jueves.

No hay comentarios.

Publicar un comentario