Devoradores De Flores

Las historias referentes a alguna batalla o guerra, siempre tienen el elemento de la sensibilidad como si fuera parte de la piel de ello. Quizá la que más hemos visto es la 2da Guerra Mundial con varias películas y libros acerca de las personas que vivieron en carne propia las devastaciones de la conflagración. No por ello se hace menos importante el sinnúmero de confrontaciones que se han dado en otros países, actuales y de años atrás.
Dentro de todas ella, la Revolución Húngara de 1848 fue un hecho que no sólo impacto a los países involucrados, sino que, viendo que Hungría lograba ser independiente de otros, varios países comenzaron a hacer lo propio. Los imperios que aun se encontraban en auge en aquellos años, tuvieron un final al terminar la revolución. Sin embargo, las vidas perdidas no fueron mínimas. Serbios, húngaros, alemanes, judíos, y de varias nacionalidades más, fueron los que dieron su vida por una causa que unos vieron justa y otros no.

László Darvasi es un escritor, poeta y periodista húngaro, y se ha convertido en, quizá, el más famoso de su país. El hecho de que tenga toda esta trayectoria, no hace sino confirmar el estilo maravilloso con el que nos hemos encontrado en la presente obra. También ha escrito bajo los seudónimos: Ernő Szív y Eric Moussanbani.Desde 1993 ha trabajado en la revista literaria «Vida Y Literatura».



Su novela más importante es «La Leyenda De Los Juglares De Lágrimas» de 1999, con la que ganó varios premios en su país natal y varios reconocimientos en otros países a los que sus obras no habían llegados. Debido a su profesión y al país de nacimiento, las obras que publica (sean novelas, relatos, poemas o artículos periodísticos) tienen grandes referencias a las conflagraciones húngaras.
«Devoradores De Flores» consigue mantener aquel tópico de la revolución húngara y una historia casi biográfica sobre personajes particularmente movidos por sus intereses y sus experiencias.
La narración se centra en la soñadora y sensual Klára, quien se ha casado con un botánico emocionalmente distante, lo que la conduce a satisfacer sus deseos sexuales con otros hombres. Cuando todos los intentos por prolongar la revolución se suprimen brutalmente, Klára y su hijo pequeño se ven empujados al violento corazón de todos los acontecimientos. Y es ahí donde se encuentran con un complejo universo poblado de personajes que tratan de luchar contra el implacable curso de la historia, en un mundo dirigido de forma ciega e inmisericorde por personas que han dado la espalda a los poderes de la imaginación y de la belleza, y se han entregado al poder del dinero y la opresión.
Me gustaría comenzar con lo primero que dice la sinopsis. «Se centra en la soñadora y sensual Klára», pero no creo que sea así, durante todo el libro hay un sinfín de momentos (por no decir capítulos) en que la batuta recae en un personaje diferente. Debido a los cambios temporales y de escenario, cada uno de los personajes termina siendo un protagonista de su sección.
Esto nos lleva a hablar acerca de los personajes. Primero, diré que, a pesar de salir muy poco, László Pelsőczy, es uno de los más entrañables. Su sabiduría, su protección hacia su hija Klára, su personalidad tranquila. Por supuesto, Klára consigue obtener cierta personalidad de su padre, pero es más llamativa por lo ya mencionado. Su belleza, su sensualidad y su costumbrista personalidad. Eso es lo que le atrae a Irme Szép para hacerla su esposa. Él es muy diferente a Klára, botánico y sexualmente atraído por las mujeres, que a pesar de que estar casado usa su encanto para acercarse a las féminas.

Quizá ellos son los más represenativos del libro, pero no dejemos de lado el último (aunque después veremos que no es así) músico de hierba, Néró Koszta, quien parece estar implicado en tantas cosas misteriosas. Los hermanos de Imre, Ádám y Péter, que están en embrollos a cada lugar al que van. El patriarca gitano Gilagóg y su hija adoptiva Somnakaj, que siempre estarán en dificultades por la rivalidad que existen entre ellos y las demás culturas cercanas, debido a la revolución húngara.
No por ello, todos los demás personajes dejan de ser importantes. Todos los que vemos influyen en los llamados «principales», y cada uno tiene algo que nos deja una huella que nos hace recordarlos después de terminar el libro. Personalmente, recuerdo bastante a Habred y su letanía, y al poderoso, pero sentimental Gilagóg.
En cuanto a la estructura del libro, nos vemos implicados en una suerte de biografía, de relato en forma de leyenda y en una narración fantástica-histórica y dramática. En realidad, podría decirse que no tiene un género en específico, o que, por el contrario, cuenta con una multitud de géneros, ya que en cada capítulo se cuenta una historia totalmente diferente a la anterior, como si fuera una antología, pero con los mismos personajes. De hecho me recuerda a Las Mil Y Una Noches, pero situado en la revolución húngara.
Claramente se ve la influencia que éste hecho histórico dejó en el autor, en las situaciones que aborda y en la personalidad que sus personajes tienen para sobrellevar el momento en el que están viviendo.
El texto se siente pesado (no por la edición, que sonpoco más de 800 páginas, con la excelente calidad que Sexto Piso tiene con cada libro) por la escritura. Darvasi no hace rellenos ni describe abundantemente, así que cada enunciado, cada párrafo se lee de una manera tranquila y profunda. Si no entendiste un párrafo, es muy seguro que lo vuelvas a leer. Eso hace que se disfrute el libro mucho más. Los pasajes, por momentos, se vuelven poéticos, fantásticos y oníricos. Sin duda, una excelente obra.
Para finalizar, queremos agradecer a la Editorial Sexto Piso por el maravilloso ejemplar del libro y por darnos a conocer a este fascinante autor. Libro recomendado y esperando que puedan hacerse de él.

DATOS
Título Original: Virágzabálók
Autor: László Darvasi
Año: 2009
ISBN: 978-84-16677-21-4
Páginas: 832
Editorial: Sexto Piso

FRASES
• El que muere no es aquel al que entierran…
• ¿No sabes que cuando algo no te duele en absoluto es cuando más duele?
• El dolor fatiga, pero mientras te tortura, te mantiene vivo.
• La única forma de vida que merece la pena ser vivida es aquella en la que puedes tener huéspedes que tú mismo hayas invitado.

Calificación: 9/10

No hay comentarios.

Publicar un comentario