Acceso Denegado Capitulo: XXIII


Acceso Denegado
Capitulo: XXIII

Ale regreso con las dos máquinas los cuales uno tenía una distribución de Linux, el cual estaba preparada para navegar en la Deep web, además de poseer varios programas para ver las IP´s ocultas y poder enlazarlo a otra máquina de manera remota. El día fue largo y cada vez el ambiente se sentía pesado al no encontrar la IP de Michelle y sin saber con quién estaba conversando realmente. Todo era un lio, la IP, la IP cada vez lo repetía en mi mente. Incluso tenía ganas de entablar una conversación con Michelle, pero sentía que era demasiado para mí no encontraba la manera de solucionarlo o las palabras adecuadas para entablar una conversación. Hasta que se me ocurrió una idea.
     Tengo una idea algo estúpida, pero… — al reflexionar mi idea me di cuenta que tenía ciertas fallas para concretarlo perfectamente.
     Vamos coño, cualquier cosa, aunque estúpida que sea es bienvenida. —  decía Ale mientras estiraba sus brazos.
     Es verdad. — decía Sebastián, apoyando la postura de Ale.
     La verdad… es que pensé en Sharon, no sé si ella podría ir con Michelle y así hablar con ella. Y explicarle lo sucedido.
     Crees que ella este molesta por ti. O es para que detenga a su mamá en caso de que te expulsen. — preguntaba Sebastián de manera directa y algo frio al dirigirse a mí.
La verdad no sé si ella me odia y no me quiero imaginar cómo quedo su sala. A decir verdad, las mujeres son unas fieras cuando uno las hace enojar. Te dicen que las dejes en paz y eso en los hombres provoca dudad y deja que la conversación se quede en suspenso. Algo así como “en que terminara todo esto” y por lo general siempre trato de ver las posibilidades o las contras de no hacerlas enojar. La verdad es…
     No sé. Es mas no sé si ella este molesta de mi o si me preocupa más su mamá. Solo sé que no quería que pasara…
     Igual yo. — decía Sebastián mientras agachaba la cabeza. — no te preocupes viejo. Si hubiera llegado a tiempo. Quizás hubiéramos prevenido todo eso y quizás nadie saldría herido aquella noche. Por eso Fernando te defendió de Rogelio. No porque le importara tu bienestar. Sino porque odia a su hermano y lo debe de detener a toda costa.
Aquel atardecer fue muy extraño. Por alguna razón sentía miedo. Algo más se estaba jugando ese día.
     Sebastián mira. — decía Ale mientras señalaba la pantalla de la laptop.
     Vientos, quizás esto es lo que necesitaba. — murmuraba Sebastián mientras convocaba una Shell y en ella introdujo algunos códigos.
     ¿Qué vas hacer? — pregunte al mismo tiempo que veía aquella ventanita negra haciendo unas verificaciones de TCP/IP.
     Lo que hace este programa es que realiza un ping el cual envía paquetes a esta dirección IP y al mismo tiempo que envía recibe respuesta. En caso de que este falle realizara un traceroute el cual rompe la regla del cortafuego que este en aquella máquina y así ver qué dirección IP envía y así averiguar que IP es el que realizara la comprobación y así verificar de igual forma si se trata de una computadora y que dé lugar a la casa de Jair. Una vez verificado eso o mejor dicho comprobado veremos si podemos tener acceso remoto en aquella computadora e introducirnos en ella.
     Hay algo que no me cuadra. Esto en que me ayudara. — pregunte sabiendo que Sebastián se enojaría.
     ¡por un demonio! — exclamo Sebastián viéndome. — creí que ya sabias de lo que se trataba todo esto. Pero bueno eres un novato, creo que es normal tus dudas. Está bien te explico lo que haremos es ver que es lo que el palea. También veremos si tiene algo de Michelle que nos ayude verificar si te odia o no. Después veremos si su padre tiene una computadora el cual él lo use como de trabajo cuando no está en la oficina del palacio municipal. Si tenemos suerte veremos si está limpio.
     ¿Limpio? — todo era confuso para mí que me había perdido en varios detalles.
     Sebastián trata de deciros a vos que el pijo no sea corrupto. Si ese tío de mierda es alguien que tenga cola que le pise buscaremos la manera de chantajearlo para que no te expulsen y así quedes trasparente lo que te paso. Es mejor ser una víctima más que la escuela piense que estas implicado en un grupo vandálico. ¡zaz! Ahora entendéis.
      Lo que Ale dice es perfecto para tener algo con que defendernos en caso de que te expulsen. — decía Sebastián respaldando lo que me había explicado Ale.
     Pues está bien. Espero que podamos hallar algo antes del lunes.
     Eso es cierto. Con esta información iré a checarlo ya en mi casa y te avisare en el mail que usas en Tor así que estate pendiente. 
     De acuerdo. — afirmaba un poco desinteresado.
Ale y Sebastián se retiraron al igual que llevaban sus equipos para revisarlos en una habitación el cual Ale había rentado en la calle de Pitágoras. Mientras me explicaban los detalles que aún faltaban por concordar.
Por fin estuve solo por un momento me sentí relajado, pero con una sensación algo incómodo. Pero sabía que tenía que mentalizarme y estar pendiente a lo que el grupillo de Rogelio planeaba o que paso con Fernando. También quería saber si Paola y Sharon se encontraban bien. También me importaba Michelle y un poco en Jair. Era difícil pensar que su familia ayudara a la de Michelle y que su mamá se desquite con alguien que no provoco ese caos. Todo era difícil pero como me había dicho antes lo tenía que superar sea como sea.

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><> 

     ¡Donde esta Sebastián! No se ha reportado con el club de los olvidados y además no contesta su teléfono. — preguntaba molesto Fernando mientras pateaba una lata de cerveza vacía.
      Quizás no logro escapar junto con Ale. — decía Dante tratando de calmar a Fernando.
     ¡Demonios! Ya es tarde y tenemos que ir hacia ese culto.
     ¿Fernando?
     ¡Que pasa! Emilio.
     Perdón, pero vino Jacob. — decía Emilio con cierta sorpresa hacia el enojo de Fernando.
     Dile que pase ese cabrón.
     Ok, entiendo. —   Emilio fue hacia una pequeña entrada el cual un enorme armario la bloqueaba y en ella salieron varias personas con capuchas negras y uno de ellos usaba un pequeño bastón y al final de ella tenía unas extrañas leyendas escritas de otro idioma. Además de tener un rosario totalmente oscuro en el cuello. Caminando y dirigiéndose a Fernando le dijo.
     Necesitamos más producto, nuestro señor exige más comida fresca. — decía aquel hombre el cual no se podía ver su rostro.    
     Nos prometiste que hoy tendrías mercancía nueva, pero nos enteramos que dejaste la fiesta que en Pitágoras se realizó. — decía uno de los feudatarios de aquel hombre.
     Y no solo eso. Desobedeciste nuestras órdenes. Sabemos que fuiste con Rogelio. Creí que lo de tu hermano iba a ser punto y aparte. Además de ir a otra fiesta tampoco trajiste algo con que satisfacer a nuestro señor. — decía otro de los miembros de aquella secta.
     No queda de otra Fernando y me da cierta pena ya que trabajaste bien, pero los interese personales afecta a nuestra orden y no perdonamos un plazo tardado como el tuyo.
     Pero que dices pinche cabrón. A esas piches niñas las usas para…
     Elimínalos Xialmina. — decía aquel hombre.
Mientras caminaba hacia la puerta por donde entro Fernando se quedó perplejo y los lacayos de aquel culto sacaron varias armas de fuego y dispararon a quema ropa a Fernando, Dante y Emilio los cuales cayeron al suelo. Mientras Xialmina les daba el tiro de gracia y revisando aquellos cuerpos inertes vio en el suelo una foto de Michelle el cual estaba tirado cerca de Fernando.
Mientras tanto Sebastián y Ale escucharon los disparos y se ocultaron en un enorme depósito de basura y Sebastián vio salir de una pequeña puerta que daba a un jardín descuidado salían Jacob y los demás y asegurando que nadie los viera se quitaron las capuchas negras que los cubría el cuerpo y se subieron a una vagoneta azul.
     Esos tíos son… es Jacob y si no me equivoco el otro es Xial… no sé qué. Son miembros de Evoct. Me pregunto que habrá pasado ahí dentro.
Mientras la vagoneta daba su marcha Sebastián y Ale decidieron entrar y con la sorpresa vieron que la puesta principal estaba emparejada y viendo que nadie había decidieron subir hacia las escaleras donde comúnmente se reunían para intercambiar información. Al entrar vieron los cuerpos de Fernando y de los demás.
     Pero… ¡que cojones pasos! — decía Ale minetras veía los cuerpos tirados en el suelo y en la de Fernando tenia además una marca realizada por una navaja el cual formaba una leyenda.
     Es el símbolo de Evoct la bestia negra y también le pusieron el símbolo de La Realidad.
     ¿el símbolo de la realidad? — preguntaba Ale curiosa ante tales símbolos que estaban marcados en el cuerpo sin vida de Fernando.
     Si. Según por lo que supe ese símbolo es usado para abrir la puerta de Orkos el cual hace que salgan los temores más grandes de una persona. Es decir, lo que más temas en esta vida, incluso traumas que te hallan afectado en tu vida se hacen realidad. Pero solo es una tontería nunca supe nada de eso. Es un tema vago así que no me prestes tanta atención.
     Pero porque lo habrán hecho. Crees que ya saben lo que pienso hacer. — decía Ale un poco preocupada por sí misma.
     No lo sé, no creo. Además, si es extraño Fernando era un buen fiel hacia los ideales de Evoct no como un fanático como todos sus miembros, pero el dinero que el ganaba pensaba usarlo cuando entrara a la universidad. ¡maldición porque! Aún era muy chavo para esto.

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><> 
     Mi señor esto lo tenía Fernando. — Xialmina le enseñaba la foto que encontró en el suelo a Jacob.
     Que hermosa adolecente es perfecta para que ella sea la madre de nuestro señor. Excelente hermano Xialmina. Esto hará feliz a Cain666, ahora que lo pienso debí haberle dado otra oportunidad.
     Quizás mi señor lo quería para el a ese jovencita.
     Es posible hermano Xialmina, busca si se trata de una estudiante de la prepa que está en Pitágoras o si es de otra escuela. Pero lo que sí quiero es que no le digas nada al hermano Cain666, entiendes. Primero quiero disfrutarla.
     Pero señor el ritual es solo cuando se trata de una jovencita virg…
     Silencio ya te dije que no lo menciones por eso murió Fernando. Hermano Xialmina te dije claramente si entendiste.
     Si me señor perdón por mi estupidez.                     

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><> 
@Mich: ya te dije que no quiero saber nada de tu amigo. Desde que se palio con Alex ya no quiero conocerlo. Te odio y odio a los que destruyeron mi casa.

@jair: lo siento no quería que esto pasara, tu mama exige que mi papá convenza al presidente municipal a que se les castigue. Pero creo que no es necesario, además ya hablé con él y quiere pagar todos los daños. Por favor escucha.

@mich: es suficiente ya no deseo platicar contigo. Adiós.

@mich: se desconectó……
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><> 
Estoy harta de todos. No quiero saber de Nadie más. Además, que era esa sangre que estaba en mi cama. Mo quiero pensar que alguien hizo…
     ¡Michelle ya baja a comer!
     ¡Si ahí voy! — decía Michelle mientras dejaba su cuarto.
     El lunes iremos a ver en la mañana a tus compañeros y quiero que me digas bien quienes fueron los que se pelearon. Para que sus padres paguen los daños y que a ellos los expulsen. Ya hablé con ese policía y ellos segaran casi al mismo tiempo que nosotros.
     Si mamá no quero que hable más de eso.

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><> 

     Y bien. Alguien sabe que sucedió aquí. — preguntaba el oficial Pérez mientras veía aquellos cuerpos tirados.
     Pues los peritos dicen que uno de ellos trae el símbolo de aquella secta.
     No si esa secta se equivocó o hay algún vínculo con la muerte de estos jóvenes. — decía el oficial Zepeda.
     Bueno cuando menos la información que nos dio ese dj era cierta. Hay que hablar con el de nuevo y ver si reconoce a algunos de ellos. — decía el oficial Pérez a uno de los peritos.
     Que se le tomen fotos y hablen con ese disque dj. — decía el oficial Zepeda 
     Ok. — respondía uno de los peritos.

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><> 

     ¡Alex!, hijo un tal Sebastián te busca en el teléfono, vente a contestar.
     ¿Como? Sebastián. Ahí voy. — decía Alex el cual apresurado bajaba las escaleras. — Bueno, casi no te oigo.
     Alex algo malo paso.
  

Viernes 11 de mayo gran final de Acceso Denegado.

No hay comentarios.

Publicar un comentario