La Chica Que Amaba A Tom Gordon (XXXVII)

Perderse no es siempre un buen resultado, en ningún lugar. Perderse es alejarse de todo cuanto conocemos y de cuanto nos gusta. Estar perdido no sólo nos hace pensar en lo que hemos dejado ir sino en lo que no haremos en un futuro. Nos damos cuenta que la vida se puede terminar en un abrir y cerrar de ojos. Y lo único que podemos hacer es luchar para volver al sitio de partida e intentar vivir bien. Queriendo y disfrutando de la vida.
Cuando leí lo que Stephen King mencionaba acerca de cómo creaba las historias, me emocionó bastante. Desde ese momento comienzó a ver diferente (ligeramente, pero se nota) cada uno de sus libros y su concepción. Es por ello que las obras en las que usa un recurso sobrenatural como Duma Key, El Resplandor, Salem's Lot las veo más cercanas al suspenso y terror, pero obras como Misery, Dolores Claiborne y La Chica Que Amaba A Tom Gordon, dirigidas al terror psicológico porque recurren a la problemática humana, a sus decisiones, a la exaltación de la sensación y la paranoia.
Trisha McFarland es una niña de 9 años. Ama en secreto al beisbolista Tom Gordon y tiene su playera, está harta de las peleas entre su hermano (Pete) y su madre (Quilla) que siempre protagonizan en cualquier momento, ya sea por las patéticas decisiones de Quilla o por el divorcio de ella y Larry. Ahora Quilla trata de hacer algo bueno por sus hijos y los lleva de excursión al bosque, pero las discusiones vuelven a aparecer y Trisha, con ganas de orinar y cansada de escucharlos, se desvía del camino. Se aleja lo suficiente para que, cuando quiere regresar, se de cuenta de que está perdida. Y así, comenzará la caminata por la supervivencia.
Podemos ver cómo una persona, en este caso es una niña de 9 años, pero aplica también a jovenes y adultos, comienza a degradar su esperanza y a conformarse en su situación. No sólo en la que explica, perderse en un bosque y esperar a que alguien pueda rescatarla, sino que la podemos transferir a la sociedad. Una persona se encuentra “perdida” en el bosque que es la sociedad, y su esperanza es la manera en que espera que cree que su vida mejorará.
Desde el hartazgo de ver y escuchar a su familia discutir y sin importarle que si se desvía un poco puede alejarse ellos, hasta los pensamientos que tiene de ellos perdida en el bosque. Es un viaje hacia sí misma que no termina de cuajar como en otros momentos ha logrado crear King. El terror psicológico termina alargándose y le va quitando la potencia con la que empezó. Pocas historias terminan siendo incompletas o se sieten así (caso similar con Colorado Kid o El Ciclo Del Hombre Lobo).
Creo que como novela de su extensión no funciona mucho. Quizá pudiera haber sido recortada en varias partes y formar parte de una recopilación de novellas, o crear algo más grande y darle detalles que la llevaran a algo más grande, cosa que hizo con otras historias de una manera magistral.
En el 2004 se publicó una versión pop-up del libro con el diseño de Kees Moerbeek e ilustrado por Alan Dingman. También se planeaba que George A. Romero hiciera la adaptación del libro, pero no se concluyeron los planes.
Conexiones:
• En un párrafo se menciona a un monstruo que se alimenta del terror, y que el miedo hace que la carne se ablande, algo similar a IT (Eso).

DATOS
Título Original: The Girl Who Loved Tom Gordon
Autor: Stephen King
Año: 1999
ISBN: 84-9759-367-7
Páginas: 240

FRASES
• El mundo tenía dientes y podía morderte en cualquier momento.
• …eso es lo que hacen los locos cuando su vida llega a su fin, ríen, ríen, ríen.


Calificación: 8/10

Deja un comentario

1 comentario

  1. Hola, pues yo no conocía el libro, este autor siempre me ha llamado mucho la atención pero todavía no me animo a leerlo, gracias por la reseña, quizá me anime a leer este libro más adelante saludos desde Kiwybooks.blogspot.com

    ResponderEliminar