La Invocación (V)

V
Francisco caminaba de regreso a su casa y sacó su celular. Las 7:25 pm y aún se veía. Cómo amo este horario, pensó, aunque lo odio por las mañanas. Escribió un mensaje para Belén y ella le respondió al instante.
     19:26 – Belén: Estoy en casa. Y tu?
     19:27 – Francisco: Estoy de camino a tu casa. Puedes salir un rato?
     19:27 – Belén: Claro, sabes que para ti siempre.
     19:28 – Francisco: Muy bien! Te veo en cinco minutos.
Llegó a la puerta de su casa justo cuando ella iba saliendo.
     -Hola. –Gritó Belén mientras corría y lo abrazaba.
     -¿Cómo estás? –Le preguntó aun abrazados.
     -Bien, aunque hace rato me dormí y tuve un sueño muy feo.
     -¿Qué soñaste?
     -No me vas a creer, pero soñé con un monstruo enorme, como si fuera del tamaño de un edificio, que salía de una sombra y comenzaba a destruir toda la ciudad. Y no me digas que es de una película porque no he visto ninguna así, aunque tú sí.
     Francisco era fanático de las películas de terror y sabía que había muchas películas en las que pasaba lo que Belén contaba, pero tenía razón, ella no veía ese tipo de películas.
     -Pues fue sólo una pesadilla. Tranquila. Vamos a sentarnos.
     Él le contó lo que había pasado en su clase de guitarra y le mostró la nueva pieza musical que se debería aprender.
     -Pero, ¿no que sólo ibas para saber cómo tocar nuestras canciones?
     -Sí, así empezó, pero me están gustando las clases y creo que me quedaré un tiempo más, aparte de los que ya tenía planeado.
     -¿No será que hay una chica que te gusta más que yo?
     -No, no hay nadie que me guste más que tú. –Dijo Francisco mientras le tomaba la mano y le daba un beso-. Además, por eso fui, para cantarte.
     Se unieron en un abrazo que duró unos minutos y después se despidieron. Era tarde y cada uno tenía planes.

Cada domingo un capítulo nuevo.

No hay comentarios.

Publicar un comentario