Unmei no kaze [El viento del destino] Episodio 6 – El regreso.

運命の風
Unmei no kaze
[El viento del destino]

Episodio 6 – El regreso.

El avión está a punto de aterrizar; el viaje fue largo, pero me siento tranquilo y con un poco de sueño. Poco a poco se empieza a ver la gran ciudad de Tokio. El punto más poblado de Japón. Del parlante nos informan que a unos minutos el avión aterrizara. Me siento algo nostálgico a decir verdad nunca llegue a pensar que regresaría de nuevo a Kioto, pero tengo que hacerlo. Me pregunto si Misaki aún está molesta conmigo. Tuvieron que pasar tres semanas para dejar a mis amigos y la universidad y aprovechar estos dos meses de vacaciones para ir al funeral de mi abuelito y de mi madre. Quizás me quede unos días aún no se por cuánto tiempo, posiblemente en una semana sería suficiente y después regresar a México a disfrutar el resto de vacaciones. Por fin el avión hace el aterrizaje y poco a poco los pasajeros abandonan el avión guiados por la aeromoza.
Una vez a fuera espero a recoger mi equipaje y tomo un pequeño boleto que guardaba en mi cartera, es el boleto a tren que me llevara a Kioto. La distancia entre Tokio a Kioto es considerable. Saliendo del aeropuerto veo que apenas son las 7:17 de la mañana creo que me hospedare en un hotel y tratare de desayunar algo y después dormiré ya que mi cuerpo apenas se empieza a acostumbrar con el nuevo cambio de horario de la ciudad. Escojo un hotel que no sea algo costoso y después de elegir uno, decido dejar mis cosas en la habitación de un hotel que está ubicado a un par de cuadras cerca del aeropuerto, pasar la noche es de unos 25,980 ¥ aun así es más que suficiente, pasare el día durmiendo y en la noche decidiré en tomar un taxi y de ahí rumbo a la estación del tren que me lleve a Kioto.
Saliendo del hotel busco un lugar donde desayunar, cerca de ahí esta una pequeña cafetería y compro un vaso con café y un pan. Busco un lugar donde sentarme y empiezo a desayunar una vez terminado salgo de la cafetería y cerca del hotel hay un puesto de periódicos y en una de ellas me llama la atención se trata de uno el cual está relacionado con la ciudad de Kioto, Kobe y Osaka. Las tres ciudades están muy cerca de una y otra y el articulo de aquel periódico en letras grandes dice lo siguiente:

Misteriosos asesinatos en los distritos de Kobe y Osaka.

Desde algunos meses han ocurrido varios asesinatos en estas dos ciudades los cuales han dejado en intriga al cuerpo de investigación ya que los cuerpos que se han encontrado están mutilados y al parecer ciertas partes fueron arrancados por algunos mordiscos. La policía de Osaka ya descarto que se trate de un caníbal el cual asechaba a sus presas ya que un investigador de New York propio esa posible teoría ya que determino que algunas partes de los cuerpos que estaban en la escena del crimen y que algunos de los miembros mutilados eran realizados por garras de una especie de animal. Aún se desconoce qué clase de animal pudo matar de una manera atroz y que a su vez haya comido partes de esta.
En Kobe ocurre lo mismo, un hombre en estado de ebriedad fue atacado de la misma manera como los cuerpos encontrados en Osaka y en ciertos puntos de Kobe han ocurrido los mismos asesinatos los cuales sumando a las víctimas de Osaka ya son 43 cadáveres.
Aun se cree que la cifra se pueda elevar mas ya que en Kioto empezaron a ocurrir lo mismo asesinatos como en Osaka y Kobe solo que hay algunos casos aislados. Un criminal que escapo de prisión algunos meses por a ver violado a su propia hija durante tres años fue hallado muerto en las afueras de Kioto en un edificio abandonado el cual mostraba algunos miembros despedazados y su cuerpo presentaba garras de algún animal grande algo que intrigo a las autoridades. También se hallaron otras víctimas, pero no coinciden como los demás casos que fueron atacados por un animal sino más bien estos cuerpos se han encontrado sin ningún tipo de herida en sus cuerpos. La diferencia es que se han encontrado en estado de desnutrición, en otros casos los cuerpos han presentado signos de deshidratación y lo más raro es que algunos no presentaban sangre en sus cuerpos. Como si alguien los hubiera drenado.               

Esto último me llamo más la atención incluso el sueño desapareció. Fue lo mismo que le ocurrió a mi mamá, según lo que me escribió Misaki es como si mamá fuese drenada de toda su sangre y al final quedara vacía. Sin más decido comprar el periódico para leerlo en mi habitación. Llegando al hotel subo por el ascensor. Mi corazón empieza a palpitar e incluso me llegan ciertos mareos, quizás lo que el articulo decía me alarmo un poco y como apenas empiezo a adaptarme con este horario mi cuerpo empieza a reaccionar de una manera negativa. No… no es eso; en México nunca me llegue a sentir así. Se bien que cuando uno viaja a un país y donde el horario es muy diferente el cuerpo debe de tener un proceso de adaptación. Pero en este caso es diferente. Llego a mi habitación el cual esta con el número 12. Abro y llego al sofá sin antes ir primero a la cocina y tomar un vaso lleno de agua. Una vez sentado en el sofá abro el periódico donde me quede.

Los peritos, médicos y algunos forenses no pueden teorizar sobre estos casos donde las víctimas murieron de una manera extraña ya que para llegar a ese punto de deshidratación y desnutrición la persona debió ser expuesta durante varios meses sin probar alimentos o consumir líquidos y aún más extraño son los que murieron a causa de no tener ninguna gota de sangre en sus cuerpos.
Por lo tanto, en Kobe y Osaka aún se espera que sigan apareciendo cuerpos motilados por algún animal misterioso y que a su vez devora ciertas partes del cuerpo. En Kioto están los demás casos que las victimas que fueron asesinadas como en el caso de Kobe y Osaka solo que suman a 13 personas asesinadas de la misma manera y los que han muerto por deshidratación, desnutrición o por no presentar sangre en su cuerpo son hasta ahora 9 víctimas. Por lo tanto, se cree que en Kioto lleva menos meses que empezó a suceder lo mismo. Ya que son menos los muertos que se han presentado hasta ahora.
Tanto en Kobe, Osaka y Kioto la hora que ocurren este tipo de asesinatos según la policía de los tres distritos son entre las 7:30, 9:00 a 12:00 de la noche, pero en Kioto últimamente han ocurrido a la 1:00 de la noche. La policía ha forzado en conjunto con la ciudadanía un toque de queda para que no salgan de sus casas.

Con este articulo ahora pienso si es mejor no ir en la noche a Kioto o si es mejor quedarme en el hotel. Aunque igual me puedo mover en taxi. Por lo tanto, dejo el periódico a un lado y duermo en el sofá.
En un sueño profundo me llegan imágenes de mi padre, de mi madre y de mi abuelo Hajime Azuma. Todo es confuso ahora no se si considerarme huérfano por no tener a mis padres cerca de mí. Después llego a escuchar una voz se trata de mi abuelo el cual me deja un mensaje el cual no logro descifrar bien. De la nada despierto empapado de sudor me pregunto a mí mismo cuanto tiempo me quede dormido. Observo el reloj que cuelga en la pared y ay son las 5:49 de la tarde decido apurarme debo tratar de llegar a las 8:00 a más tardar. Una vez mas no logro cumplir mi promesa a Misaki ya que le había dicho que iba a llegar a las 7:00 de la tarde, pero ahora como veo las cosas creo que será difícil cumplir con esa promesa. Dispuesto abandono en el hotel dejando las llaves a la chica que está en la recepción. Saliendo busco un taxi que me deje en la estación de tren rumbo a Kioto. Pronto veo uno y hago la señal el conductor cordialmente sale del vehículo y abre la parte de atrás del coche para que pueda dejar mi equipaje.
   — Joven a donde se dirige. — pregunta el conductor.
   — A la estación del tren por favor. — el conducto pone en marca el vehículo rumbo a Kioto.

Mientras conduce veo por la ventanilla del vehículo a la gente de esta ciudad caminando en el asfalto, solo una vez había venido a este lugar y esa vez fue cuando decidí dejar mi casa. Aun pienso si lo que hice fue bueno. Que tonterías estoy pensando, sin lugar a duda creo que si fue lo correcto. Llegando a la estación el chofer del taxi me platica sobre los misteriosos asesinatos así que me advierte que tenga cuidado. Yo solo asiento con la cabeza y le agradezco. El taxi parte y decido entrar a la estación de trenes, busco siempre vigilando que nadie me siga el señalamiento que me indique que tren sale a Kioto y preguntándole a un vigilante el me orienta y por fin transbordo el tren el cual empieza su recorrido. 7:05 pm y el tren se empieza a mover es extraño, por ver a muy poca gente el cual su mayoría son hombre y después caigo en cuenta que la ausencia de personas se debe a los misteriosos asesinatos.
Pronto llego a la estación de Kioto y tomo un taxi el cual aprovechando los misteriosos asesinatos me cobra 350 yenes sin entender le reclamo diciendo que eso es muy caro y que lo normal deberían de ser entre 150 a 200 yenes el chofer me hace un ceño como tratando de decir te subirás o no. Aun así, no tengo de otra ya casi son las ocho. Sin más subo y durante el recorrido el chofer del taxi rompe aquel silencio.
   — Mira chico, no sé si eres de esta ciudad, pero están ocurriendo varios asesinatos en serie y aún se desconoce del asesino. Por lo tanto, no hay mucha clientela ya que casi nadie sale de sus casas a estas horas y sabes… tengo una familia que mantener por eso cobro lo que cobro muchacho ya que igual estoy arriesgado el pellejo. — solo escucho lo que me dice aquel tipo, pero es verdad ahora con esto veo que no hay nadie en las calles ya a estas horas un verdadero contraste de cuando era niño. Todo era diferente. — llegamos chico, si es aquí.
Rápido veo por la ventana del taxi y veo después de tres años mi hogar. En la entrada esta aquel letrero de madera el cual dice <<Residencia de los Azuma >> con la cabeza asiento.
   — Entonces me dijo que iban a ser 350 yenes ¿cierto? — el taxista no responde y solo se baja del vehículo y después abre la cajuela. Tomo mis pertenencias y le termino de pagar los 350 yenes. Mientras veo el taxi desaparecer a lo lejos volteo a ver una vez más mi casa. Veo después el reloj de mi mano y ya casi son las 8:33 pm ya es algo tarde. Camino hacia la entrada con una sensación extraña no sé si se deba al largo tiempo que estuve ausente. Pero antes de tocar respiro un poco y toco el timbre. Al minuto de haber tocado el timbre sale una chica la cual no había visto antes. Ella es un poco mayor que yo es casi de mi misma estatura y tiene su cabello corto el cual es de color castaño y una sonrisa que me cautiva y que hace que me pierda dentro de ella.


***
                  
Aquella misma noche un vehículo se detuvo, en el salió un hombre dispuesto a orinar en un pequeño callejón.
   — Diablos que alivio creí que mi vejiga iba a reventar nunca me imaginé que el viaje fuese largo, ahora que lo pienso debí haberle cobrado bien a ese chico. Hehehe que dijo se ve que el muchacho es de buena familia. — de pronto se escuchó un extraño ruido rápido el hombre subió su cremallera y volteo a ver. — ¿Quién anda ahí? Creo que fue mi imaginación. Mejor subo al carro.
Mientras revisaba ambos lados de la calle se dirigió a su carro y antes de entrar volvió a escuchar un ruido y después consigo un enorme gruñido que venía del callejón. Rápido volteo a ver. Fue grande su sorpresa en aquel callejón oscuro una mirada rojiza asechaba a aquel hombre.
   — ¡Diablos! Que es esa cosa. — antes de que pudiera reaccionar aquel hombre para entrar al taxi aquella bestia de mirada rojiza salto tomándole del cuello y en un abrir y cerrar de ojos despedazo su cuello su cabeza fue a dar a unos metros de donde estaba su cuerpo el cual estaba siendo devorado por aquella bestia.

***
          
    
[Amanecer]

♫♫♫

Quiero que la noche no termine y que siempre sea así.
Verte bailar en la espectral luz de la oscuridad.
Con aquel vestido blanco que combina con la de la luna
y poder besarte en el jardín debajo de aquel árbol.

Cuando llegue los primeros rayos del sol nos desvaneceremos
bajo el alba de cada amanecer, estaremos juntos.
Y cuando la noche llegue te podré abrazar una vez más.
Resurgiremos en cada anochecer hasta que amanezca

¡Para después volver a desaparecer cuando llegue el amanecer!

♪♪♪


Unmei no Kaze [El viento del destino] todos los martes a jueves por Meta Crónica. 




No hay comentarios.

Publicar un comentario