Unmei no kaze [El viento del destino] Episodio 7 – La Familia Azuma.

運命の風
Unmei no kaze
[El viento del destino]

Episodio 7 – La Familia Azuma.


[El viento del destino]

♫♫♫

Mis lágrimas tiemblan del dolor, que alguna vez sentí,
la luz se convirtió en oscuridad.
Aquel cielo azul desapareció...
Por el sueño del mañana que se desvaneció.

Solo nuestras sonrisas desaparecerán ese recuerdo.
La noche aparece con la luna iluminando la oscuridad.
El ruido de las cigarras es una llamada de poesía nocturna,
que nos invita a permanecer en este iluminado cielo.

El viento del destino cambia mi camino.
La sangre que alguna vez vi derramado
hace que mi corazón lo sienta.
En este apretado rencor que siente mi alma.

Aunque trate de cambiar mi destino.
Aunque trate de evitar aquella maldición.
Se bien que el destino me tiene algo preparado...

♪♪♪


*************************************************

Ahí está ella una señorita posiblemente de mi edad abrió la puerta. Por un instante creí que se trataba de mi hermana. Pero realmente era una persona diferente.
   — Buenas noches, que… que desea. — con un titubeo pregunta aquella misteriosa chica.
   — Buenas noches se encuentra Azuma Misaki.
   — ¿Quién lo busca? — pregunta aquella misteriosa chica de una manera desconfiada.
   — Su hermano. — sin ningún rodeo le contesto.
   — ¡Ahhh! Señor Azuma, su hermana ha estado preocupada por usted. Ahorita ella se encuentra en su habitación. Por favor pase.
   — ¿Señor Azuma? — por un momento me sentí extraño que alguien de mi misma edad me diga señor. Ella me lleva a la sala principal. Vuelvo a ver aquella casa que alguna vez abandone.
   — Enseguida traeré a la señorita Misaki. Por favor espere aquí. — ella va a toda prisa hacia la habitación de Misaki. Mientras eso ocurre veo cada detalle de mi casa. Una sensación algo extraño se apodera de mí. Después escucho una delicada voz.
   — ¡Oniisan! Que gusto es que volvieras a casa. — en la entrada de la sala aparece una hermosa chica, con un cabello castaño, largas piernas, un cuerpo delgado y afeminado. Se trata de mi hermana.
   — Mi… Misaki, eres tú. — pregunto con vacilación.
   — Oniisan. Porque no respondiste a tiempo. Porque no me llamaste para que alguien fuera por ti. Me tenías muy preocupada. — Misaki se acerca hacia mí y me abraza profundamente.
   — Lo… Lo siento Misaki. Tenía que terminar algunos proyectos de la escuela. — poco a poco empiezo a sentir el cálido abrazo que me trasmite Misaki.
   — Oniisan. Mamá y el abuelo Hajime han… — con un abrazo ahogo las palabras de mi pequeña hermana.
   — Perdóname por no haber estado a tu lado cuando todo eso ocurrió. — poco a poco aquel abrazo entre hermanos fue desapareciendo. Una vez separados cara a cara nos miramos mutuamente.
   — Oniisan… que bueno que estas aquí de nuevo ha pasado mucho tiempo desde la última vez que estuviste aquí.
   — Es verdad. Has cambiado mucho, ahora eres toda una señorita. Me alegra que estés bien.

Mientras hablamos sobre mi viaje aparece de nuevo aquella chica misteriosa con una charola plateada y en ella hay una tetera y dos tazas las cuales las llena y las va repartiendo en una pequeña mesa. Aquella mesa donde todos los días desde la mañana, tarde y noche se sentaba mi viejo junto con mi madre.
   — Señorita Mizaki, él té está listo. — Dice aquella chica. Mientras mi hermana se lo agradece con una agradable sonrisa, me invita a sentarme con ella.
   — Valla no sé si me pueda sentarme en el suelo. En el país donde fui se utilizan sillas.
   — Oniisan, pero ahora estamos en Japón y debemos respetar nuestras tradiciones. Ella fácilmente se sienta en una posición recta y donde se ve firme a tomar el té. Me recuerda cuando mamá me hablo que ella estaba en el club de la ceremonia del té.
   — Se le ofrece algo más Señorita Mizaki. — aquella chica que aun desconozco su nombre se inclina como esperando alguna orden.
   — No, gracias estaré un rato con mi hermano…. Es verdad Oniisan te presento a Inoue Miu. Ella es hija de Miki Inoue. La antigua sirvienta de esta casa.
   — ¿Inoue? Si la recuerdo. ¿Acaso le paso algo? — pregunto un poco preocupado.
   — No. Ella se quiso jubilar y como la familia Inoue ha servido a la nuestra generación tras generación su hija ha decidido servirnos. — dice Misaki mientras bebe un poco de su té.
   — Daiki-sama si desea algo. No dude decírmelo. Es un privilegio servirle. — Miu hace una pequeña caravana mientras la observo. Recuerdo que la señora Miki siempre estuvo ahí cuidándonos. Para ser sincero nos trató como si fuéramos sus hijos. Casi nunca socialice con Miu ya que mi padre nos tenía prohibido jugar con ella. Casi no la recuerdo.
   — Gracias, pero… estoy acostumbrado a valerme por mi mismo. No quiero ser grosero.
   — ¡Oniisan! — Misaki alza la voz mientras me quedo perplejo. — recuerda que eres el hijo de la familia Azuma. Por lo tanto, debes comportarte como tal. No se cuales sean las sean las costumbres al país donde fuiste, pero ten en cuenta que ahora estás en tu casa. Además, Miu estuvo en una academia privada donde se le instruye al servicio doméstico.
   — Lo siento Daiki-sama no quise incomodarlo, pero como dice la señorita Misaki espero servirle en lo que pueda. — dice Miu mientras hace otra pequeña caravana.
   — Bueno, creo que ya es tarde mañana ya es sábado así que debemos ya acostarnos. —  dice Misaki mientras ve el reloj de aguja que cuelga en la pared de la sala. — Oniisan. Miu te enseñará donde está la habitación de huéspedes ya que tu habitación esta algo descuidada, pero mañana Miu hará el aseo y estará listo para que duermas.
   — Entiendo, aunque… — de pronto soy interrumpido por Misaki.
   — Nada de, aunque. Lo siento hermano, pero ahora estas en esta casa y debes acatar las reglas. — dice Misaki con una mirada diferente a la que mostro al principio.
   — Por favor Daiki-sama es por aquí. — dice Miu mientras me enseña por donde tengo que dirigirme. Esto me pone incomodo está bien que estuve afuera por un tiempo, pero se bien dónde está el curto de huéspedes. Ya que alguna vez esta fue mi casa. Creo que hice bien en no traer a Ana conmigo.

Tras salir de la sala camino por el pasillo acompañado por Miu. Ella luce feliz a pesar de la discusión que tuve hace rato con Misaki.
   — Daki- sama espero no incomodarlo durante su estadía. Mañana a primera hora pondré su equipaje en su habitación.
   — Gracias Miu te lo agradezco, pero creo que lo hare yo. Perdón si es mucha mi insistencia, pero es que me encuentro bien si hago todo por mí mismo.
   —  La señorita Misaki ha sido una excelente patrona desde que murió la señora Azuma. Sé que es algo estricta con usted, pero creo que lo hace por su propio bien Daiki-sama.

Es cierto la apariencia de Misaki cambio mucho cuando me opuse en ser ayudado por Miu. Posiblemente fue algo que aprendió de mi padre. Hasta podía jurar que con quien discutía era con mi padre y no con Misaki mi querida hermana. Me pregunto si ella pudo saber algo sobre la extraña muerte que tuvo Akiha.
   — Es aquí Daiki-sama. — dice Miu mientras saca una llave pequeña de su bolsillo y abre la puerta. — desde ayer la preparamos como no estábamos seguras que hoy llegaría decidimos prepararlo un día antes.
   — Gracias. — dijo cuando entro a la habitación, donde regularmente se hospedaban mis familiares cuando se reunión con mi papá.
   — Se le ofrece algo mas Daiki-sama. — pregunta miu mientras inclina un poco la cabeza.
   — Creo que no. Aun así, gracias. —  Miu hace otra pequeña alabanza y se retira. Por fin me encuentro solo en esta habitación para tres personas. Me acuesto, pero no tengo ganas de dormir. Todavía estoy algo acostumbrado con el antiguo horario. Pero ya no puedo dormir en las mañanas. Así que me cambio y me pongo mi piyama. Después se me viene un pequeño recuerdo cuando era niño donde Mizaki y Mami jugábamos atrás donde recuerdo por última vez a Akiha. Poco a poco el sueño me va ganando cuando recuerdo que mañana es sábado. Cuando amanezca iré a visitar a Mami mi amiga de la infancia. Es posible que sepa sobre lo que ocurrió con mi abuelo y mi madre. Ya que su familia y la mía han tenido una amistad muy larga por lo que se. Sin más cierro los ojos y caigo dormido en mi cama.

*************************************************
[Amanecer]

♫♫♫

Quiero que la noche no termine y que siempre sea así.
Verte bailar en la espectral luz de la oscuridad.
Con aquel vestido blanco que combina con la de la luna
y poder besarte en el jardín debajo de aquel árbol.

Cuando llegue los primeros rayos del sol nos desvaneceremos
bajo el alba de cada amanecer, estaremos juntos.
Y cuando la noche llegue te podré abrazar una vez más.
Resurgiremos en cada anochecer hasta que amanezca

¡Para después volver a desaparecer cuando llegue el amanecer!

♪♪♪

***

La noche es oscura, la noche es fría. Revela a la bestia teñido de una mirada rojiza que se oculta en el asfalto de Kioto. En el próximo capítulo de Unmei no Kaze el viento del destino (La bestia plateada)  

Unmei no Kaze [El viento del destino] todos los martes a jueves por Meta Crónica. 

No hay comentarios.

Publicar un comentario