Unmei no kaze [El viento del destino] Episodio 10 – La Danza Plateada


運命の風
Unmei no kaze
[El viento del destino]

Episodio 10 – La Danza Plateada.


[El viento del destino]

♫♫♫

Mis lágrimas tiemblan del dolor, que alguna vez sentí,
la luz se convirtió en oscuridad.
Aquel cielo azul desapareció...
Por el sueño del mañana que se desvaneció.

Solo nuestras sonrisas desaparecerán ese recuerdo.
La noche aparece con la luna iluminando la oscuridad.
El ruido de las cigarras es una llamada de poesía nocturna,
que nos invita a permanecer en este iluminado cielo.

El viento del destino cambia mi camino.
La sangre que alguna vez vi derramado
hace que mi corazón lo sienta.
En este apretado rencor que siente mi alma.

Aunque trate de cambiar mi destino.
Aunque trate de evitar aquella maldición.
Se bien que el destino me tiene algo preparado...

♪♪♪


*************************************************
Toda la tarde estuve pensando sobre quien me pudo salvar, lo único que recuerdo es a alguien un rostro que vi, será esa persona que me salvo, aun no estoy muy seguro. Mis pensamientos se ven bloqueados cuando entra Miu a la habitación.
   — Azuma-sama, la señorita Misaki saldrá hoy. — dice Miu mientras muestra ya su habitual alabanza.
   — ¿Misaki? ¿saldrá? — me quedo un poco sorprendido ya que en toda la tarde no me había mencionado nada.
   — Azuma-sama ella saldrá ya que tiene un compromiso con el señor Konoe Hisao. — con que ira a la casa de los Konoe, quizás ira hablar con Hisao para averiguar a qué horas salí el día de ayer. Aunque Mami no tuvo la culpa que me quedara todo el día de ayer con ella. Pero es probable que aún no sepa como mi ropa llego a estar en ese estado.
   — Iré a hablar con ella Miu, gracias por decirme. — voy directamente a la habitación de mi hermana. Una vez llegando a su dormitorio le toco la puerta, ella sale ya arreglada para salir hacia la casa de los Konoe.
   — Sucede algo Oniisan. — inmediatamente Misaki pregunta sorprendida.
   — Misaki es cierto que iras a la casa de Konoe Hisao. — busco una respuesta.
   — Sí, es cierto. Le dije a Miu que te avisara ya que ella y yo iremos con el señor Konoe. Para platicar sobre el abuelo.
   — Solo para saber algo del abuelo. — replico a tal respuesta.
   — Así es, Oniisan. Solo que tú te quedaras en casa. — dice Misaki viendo al suelo.
   — ¿Como? — me pregunto porque Misaki quiere ir sola junto con Miu. — pero ya casi es de noche y están ocurriendo los asesinatos que aún se rumorean en la ciudad. Aunque Miu te acompañe me reusó que aun así vayas tu junto con Miu.
   — Tranquilo hermano. Tomaremos un taxi y de regreso iremos en uno también. Solo que es algo que la líder de esta familia tiene que hacer. — las palabras frías de Misaki me llagan al corazón. Era difícil creer que alguien como ella tomara este tipo de decocciones.
Ella sale de su habitación acompañada con un pequeño bolso y no voltea a verme. Las dudas me comen sobre el comportamiento de Misaki.
   — Señorita Misaki, el taxi ya llego y la está esperando. — Misaki asiente y junto con Miu se dirigen a la salida de la casa.
   — Oniisan en una hora regresaremos, así que no salgas de casa. Además, solo iré a aclarar unos asuntos con Konoe y la relación de amistad que tenía con el abuelo. — Misaki sube al taxi junto con Miu y sin más parten hacia la casa de los Konoe. Cuando dejo de ver al taxi entro a la casa. Me siento frustrado por no poder ir. En ocasiones siento que Misaki me trata como si aún fuera un niño.

Sin más por el momento me dirijo a mi habitación y me pongo a leer un rato, pasado un tiempo veo que el sol se oculta. Vuelvo a darle vuelta a la historia de mi vida. Después recuerdo la llave que recibí del abuelo. ¿Para qué me dejaría una llave? La llave significa algo. Quizás iré a la casa del abuelo para ver si abre alguna puerta, aunque… es cierto en esta casa hay varias habitaciones a los cuales de niño nunca pude entrar. Me levanto de la cama y me dirijo junto con la llave a la habitación de mis padres. Antes de cualquier cosa veo la lleve y decido ponerlo en la cerradura, pero nada. Así que me dirijo a la habitación de Misaki y tampoco consigo abrirla, después me detengo y creo que era algo descabellado pensar que esta llave pudiese abrir la habitación de mi hermana. Así que me dirijo a la habitación de Miu de la misma forma tratando de reflexionar que es algo descabellado estar intentado abrir la puerta de la sirvienta. Tampoco se abre, sigo sin entender los motivos de mi abuelo. Recorro toda la casa poniendo la llave sobre la cerradura y tampoco consigo nada. La ultima habitación que falta es de mi hermana Akiha. Rápido corro hacia su habitación y antes de colocar la llave empiezo a sentir una sensación de muerte. Después la luz se va en toda la casa. Rápido bajo para ver los fusibles y me aseguro que estén bien. Después veo un chispazo que se ve que esta surgiendo a fuera de la calle. Al salir veo y si efectivamente el cable de luz que está en el poste está totalmente desecho ¿Cómo pudo pasarle eso al cable? Era difícil pensar que haya sido el viendo o algo así. Mi curiosidad me lleva al jardín y es cuando siento la presencia diabólica de algo que me asecha. A caso será de la bestia platead.
   — Sabia que tu sangre era familiar. Aunque nunca me imaginé que se tratara de un miembro de los Azuma. — las nubes espesas del cielo cubren la luz de la luna y entre los arbustos sale un hombre de origen japonés, él lleva un traje oscuro, su cabello es largo y totalmente blanca, de un metro setenta de altura y con unos cincuenta y cinco o sesenta años.
   — ¿Quién eres? — pregunto con un poco de temor. — no sabes que es un delito entrar en las casas ajenas.
   — Jejejeje, un delito dices, yo que he vivido por más de cien años, dice un niño que está temblando de miedo que esto es… ¡un delito! — las nubes espesas poco a poco van dejando salir la luz de la luna y junto con ella veo el rostro de aquel hombre el cual posee una mirada roja y en uno de sus ojos veo una enorme cicatriz que va desde la sien hasta la mejilla.
   — ¿Mas de cien años dices? — de pronto aquella persona se agacha y sin poder describirlo su cuerpo va tomando forma de una bestia. Aquel hombre se convierte en la bestia plateada de ojos sangrientos.   
   — JAJAJAJAJAJA quien iba a imaginar que mi siguiente presa era miembro de los cazadores de yokai. — la bestia con una velocidad se lanza hacia mí y mi cuerpo se estrella con el suelo, rápido aquella bestia me rodea de un lado a otro y sin más cambia de dirección yendo justo a donde estoy yo. Si no hago esta vez moriré es lo único en lo que pienso. Rápido la vestía me da un zarpazo con su enorme garra.

En el suelo sangre roja azabache cae del suelo SANGRE, SANGRE, SANGRE, SANGRE, SANGRE, SANGRE, SANGRE, SANGRE, SANGRE, SANGRE, SANGRE, SANGRE, SANGRE, SANGRE, SANGRE, SANGRE, SANGRE, SANGRE, mi brazo izquierdo está totalmente ensangrentado, después volteo y nuevamente veo aquel animal que me vuelve a dar otro zarpazo en la espalda, de cara caigo al suelo retorciéndome del dolor. ¡Que alguien me ayude! Es lo único en lo que pienso.
   — Jejejeje que débil, ¡débil! Aun así, eres unos de los Azuma. Debí haberte matado desde un principio. — rápido la bestia dirige sus enormes colmillos hacia mi cabeza en cámara lenta veo como su enorme quijada se abre y muestra aquellos colmillos. Es tan grande su boca que seguramente con ella me decapitara, cierro los ojos pensando en mi muerte. Rápido una enorme ráfaga de viento me arroga al otro lado. Es como si un enorme torbellino me lanzara con mucha vuelta. Al tratar de levantarme veo aquella bestia el cual cae en sus cuatro patas y rápido se dirige hacia el otro lado, al ver veo a mi ¿hermana? En el otro extremo vea alguien parecida a mi hermana solo que su cabello castaño se ha pintado en un blanco luminoso.
   — ¡Maldita Azuma! ¡si logro acabar con los dos! Por fin abre acabado con la generación de los cazadores de yokai. — dice la bestia mientras con gran rapidez se lanza hacia aquella persona.
   — ¡Señorita Misaki! — en la entrada veo a Miu y con ella veo un pergamino levitando en frente de ella y junto con ella una toalla cubriendo algo que sostiene con ambas manos. Rápido Misaki esquiva con una voltereta el ataque asesino de la bestia plateada. Rápido Misaki se incorpora y le grita a Miu.
   — ¡Ahora Miu! — enseguida Miu lanza una frase y en ella el pergamino toma la forma de una llave el cual lanza una bola de energía blanca la cual se dirige hacia la bestia plateada, este rápido lo esquiva, sin embargo, Miu lanza aquella toalla hacia donde esta Misaki y ella enseguida lo toma y quita la toalla y junto con ella saca una katana cuyo mango está forrado con un pliego color negro brilloso y el cual forma rombos y en cada rombo formado una gamuza roja decorada con una gema de color azul y tres listones de color rojo hacen ver la belleza y el esplendoroso forjado de aquella espada. — ¡ruptura del cielo! ¡fubuki no ken! (espada de la ventisca).
   — Eso significa que ella es la que guarda el secreto del viento. Nunca me imaginé que una mujer iba estar en la cabeza de los Azuma. Más de cuatrocientos años de tradición y ahora su líder es una jovencita. Aun así, morirás ¡Danza plateada! — rápido la bestia repele el ataque y como rayo corre hacia donde esta Misaki en rápidos rombos rodea a Misaki ella rápido lanza otro ataque.
   — ¡Akuma no ken! (Espada demoníaca) — el golpe da en el blanco y el aullido de la bestia se escucha en la desolada noche.
Rápido la bestia se incorpora y de nuevo utiliza un ataque más poderoso que en la anterior.
   — ¡Maldición! Tendré que aumentar mi velocidad. Esta vez te arrancare el cuello. ¡Danza plateada! — en un instante su pelaje gris comienza a brillar y en un parpadeo se lanza hacia Misaki con una gran velocidad dispuesto con acabar con la vida de quien tiene enfrente.
   — No tengo otra opción, tengo que utilizarlo. — rápido Misaki lanza un último ataque definitivo. — Conoce el secreto de la familia del viento, este es el poder de los Azuma ¡Llave mágica, grimorio del cielo! ¡Sen no seirei no kaze! (Viento de los mil demonios) ¡tu destino ahora está decidido!
La espada toma forma de viento el cual Misaki al empuñarlo lo dirige hacia la bestia y este lo recibe sin poder esquivarlo. La velocidad supera a la de la bestia plateada el cual no le da tiempo de esquivarlo. Su cuerpo se despedaza. Una enorme ventisca emerge desde donde esta Misaki incluso caigo al suelo por la fuerza de esta. Por ultimo veo como el cuerpo despedazado de la bestia se desintegra y el jardín queda hecho un desastre. Al final mi hermana sale victoriosa. Toda mi visión se nubla y termino inconsciente.                                      

*************************************************

[Amanecer]

♫♫♫

Quiero que la noche no termine y que siempre sea así.
Verte bailar en la espectral luz de la oscuridad.
Con aquel vestido blanco que combina con la de la luna
y poder besarte en el jardín debajo de aquel árbol.

Cuando llegue los primeros rayos del sol nos desvaneceremos
bajo el alba de cada amanecer, estaremos juntos.
Y cuando la noche llegue te podré abrazar una vez más.
Resurgiremos en cada anochecer hasta que amanezca

¡Para después volver a desaparecer cuando llegue el amanecer!

♪♪♪

***

Secretos, temores, recuerdos. La sangre que emerge de un oscuro pasado. En el próximo capítulo de Unmei no Kaze el viento del destino (El oscuro secreto de los Azuma.) 
Unmei no Kaze [El viento del destino] todos los martes a jueves por Meta Crónica

No hay comentarios.

Publicar un comentario