Guerrillas

Más de 2000 años han pasado en la era contemporánea, en la era religiosa, pero ya antes han pasado millones de años en las que ya sea por uno o por otro motivo, se han dado enfrentamientos bélicos que han terminado con un número incalculable de vidas, en su mayoría de personas inocentes, víctimas de las conflagraciones que las dos facciones se empeñan en realizar.
Es cierto que también los motivos y las razones han sido muy diferentes, desde las pequeñas luchas que se dan en colonias, hasta las dos Guerras Mundiales que han acaecido y que han dejado millones de personas sin vida. Cada una, no menos importante que la anterior, con sus propios objetivos, pero que comparten una tripartita: economía, política y geográfica. Estos tres puntos son los que comúnmente se dejan ver en cada una de ellas, creando el caos por donde se dejen ir.
En la actualidad, el mundo se precia de la represión de eventos bélicos mayores, pero es cierto que en varios países, los enfrentamientos entre el régimen gobernante y el pueblo se han dado cita en gran número, mayor del que nos gustaría conocer. Algunos de ellos tienen como causa principal la negación de entrada de convertirse en colonias de países europeos  dejar de serlo, otros de «sacar» de la nación a ejércitos que sólo pretender acabar con los habitante por motivos geopolíticos, y otros más para tener libertad.

Sea cual sea el motivo, todas ellas son cuestiones que se mantienen alejadas de nosotros, pero no por ello deben considerarse como fuera de foco, ni darles poca importancia. De hecho, no hace mucho, en nuestro mismo país, el Ejército Zapatista de Liberación Nacional es un ejemplo de ello, en Chiapas, uno de los tantos movimientos guerrilleros que buscan la libertad por medio de lucha, eso sí, como último recurso.



 


Jon Lee Anderson es un periodista especializado en temas políticos, particularmente en conflictos y guerras. Debido a ello, a obtenido un peculiar estilo de escritura que lo ha hecho ver en las obras de personajes políticos como Fidel Castro, el Che Guevara o Saddam Hussein. Recientemente, en colaboración con José Hernández, ha publicado la maravillosa novela gráfica Che: Una Vida Revolucionaria.
Su gran calidad literaria y perdiosística nos ha regalado obras fenomenales que, no sólo son buenas descripciones, sino que con su narrativa ha logrado hacernos mover cada fibra de nuestros sentimientos. Así ocurre con Guerrillas.
Guerrillas cuenta la historia desde 5 sitios en el mundo, frágiles, llenos de calvario persistente debido a los movimientos guerrilleros del sigo XXI que tienen cita en ellos: Los Muyahidines de Afganistán, el FMLN de El Salvador, el Ejército de Liberación Nacional Karen de Birmania, el Frente Polisario del Sáhara Occidental y células palestinas que luchaban contra Israel en la Franja de Gaza. Todos ellos observados desde adentro, en una investigación periodística in situ y vivencial. Intentando encontrar el cómo, porqué y para qué de esos levantamientos.
No se trata de experimentar, de mano propia, una situación para poder entenderla, a veces, con el hecho de leer los eventos en un periódico o en un libro llegamos a sentir lo que las personas sienten, lo que las personas sufren y las pérdidas que han tenido que pasar por cualquier cosa. Desastres naturales, movimientos políticos o guerras. Anderson define a los guerrilleros como «alguien que arriesga su vida para luchar por cambiar el orden de las cosas utilizando cualquier medio que esté a su alcance», y desde el comienzo del libro, nos deja ver que así es.

La particularidad que tiene el libro es que, con el trabajo que ha tenido como periodista y corresponsal, las narraciones son más que personales, cada uno de aquellos que se encuentran en las historias son cercanos. Anderson escribe en primera persona y en presente para que su narración no parezca pasada, para que cada palabra taladre en nuestro interior y lleguemos a sentir lo que, en cada una de aquellos escenarios, ellos sienten.

No es sorpresa que «en nuestros días, pocas personas están dispuestas a morir por sus ideales, mucho menos por ideas como el bien común», tal como dice el autor, y es cierto, a menos que lo hagan por beneficio propio. Las facciones que luchan por la paz, por un territorio libre de injusticias, son aquellos valientes que sí pelean por los ideales de un pueblo, son aquellos que están dispuestos a morir por ellos.

Esto es otro punto que el libro tiene hecho a la medida. No se trata de artículos periodísticos ni de investigaciones, se trata de descripción vivencia, y no sólo del evento en sí, de las guerrillas, sino del microcosmos que se crea a su alrededor, como un huracán que toca sus límites. Al igual que en una zona poblada, sin guerras, los habitantes de las guerrillas tienen familias, sufren por hambre, sufren por los atentados, tienen creencias, tienen la esperanza de que en algún momento termine todo a su favor. La constante diferente es que no piensan en la muerte, ella se ha clavado como un hecho irremediable y cotidiano, y han aprendido a aceptarla.

Es por ello que es preciso leer esta obra literaria, ya sea por interés, ya sea por gusto, o por cualquier motivo, al terminarlo, cambiarán nuestros pensamientos sobre nosotros mismos, y sobre la libertad que poseemos, porque en otras partes, hay personas que no la tienen.

A fin de cuentas, una persona luchará por su bienestar hasta que ya no pueda más, eso es la libertad en nuestros tiempos, y lo retrata perfectamente Haroldo en su poema:

En el año más crudo
de la guerra
y en lo mejor de la batalla
el combatiente
llevándose a los ojos
la muñeca abierta
exclama
«mi mano, la he perdido».

Pero al mirar en su derredor
donde la sangre todavía tibia
de sus hermanos
Grita
se sacude y dice
«no importa, tengo la vida»
y da otro paso adelante.

• DATOS •
Título Original: Guerrillas
Autor: Jon Lee Anderson
Traductores: Agustín López Tobajas & María Tabuyo

Año: 1992
ISBN: 978-607-9436-87-2
Páginas: 340
Editorial: Sexto Piso

Calificación: 10/10

No hay comentarios.

Publicar un comentario