Historias De Amor

Hace poco estaba en la biblioteca y buscaba un nuevo libro para leer, recordé que no he leído mucho a los autores latinoamericanos y en cambio si a varios europeos o de Estados Unidos, así que decidí tomar algunos. Entre ellos fue el de Borges (que hace una semana publicamos) y éste de Adolfo Bioy Casares.
Había escuchado y leído a varios escritores que mencionaban a Bioy y eso fue lo que hizo que me decidiera a tomar su libro para llevarlo a casa. El nombre es sencillo y quizá no diga mucho, pero lo que me llamó la atención fue que son relatos (a veces prefiero conocer a los escritores desde este género, y si no tienen pues en las novelas) y que son de amor, pero con sus giros argumentales que los hacen diferentes entre sí y entre otros de los demás escritores.
Como dije, me llamó la atención por ser una antología, después descubrí que también ha escrito infinidad de relatos, ensayos, obras de teatro, guiones de películas y más. También logró ganar el Premio Cervantes. A pesar de ello, su obra más famosa es La Invención De Morel de 1940.

Los cuentos que tiene el libro, Historias De Amor, son los siguientes:

1.- Encrucijada
2.- Todos Los Hombres Son Iguales
3.- Todas Las Mujeres Son Iguales
4.- Reverdecer
5.- Casanova Secreto
6.- Historia Romana
7.- Una Aventura
8.- Recuerdo De Las Sierras
9.- Paradigma
10.- La Obra
11.- Carta Sobre Emilia
12.- Cavar Un Foso
13.- Confidencias De Un Lobo
14.- «Ad Porcos»
15.- El Don Supremo
16.- La Tarde De Un Fauno
17.- El Jardín De Los Sueños
18.- Una Puerta Se Abre


Sabemos que la mayoría de libros que se han escrito tienen una temática romántica, no desde el género romántico sino de todo lo que rodea a una pareja, sea en una relación, en un amor platónico, o en una ruptura. La calidad de escritura de cada autor es lo que hace que esos temas, aun siendo bastante usados, sigan siendo vigentes a lo largo de los años.
Lo que hace Bioy Casares es que retrata situaciones cotidianas y las envuelve en una prosa casi costumbrista que cada una de ellas se vuelven anécdotas, como si estuvieramos escuchando un chisme de alguien que está a nuestro lado. Las narraciones se convierten en historias cercanas que, sino nos han ocurrido, a alguien cercano seguro que sí. Y en dado caso de que sí haya sido a nosotros, las sentiremos aun más fuertes.
Una buena colección de relatos que se disfrutan tras avanzar uno a uno. Los escenarios de Italia y Argentina hacen a las mismas atractivas, aunque termina por ser un poco cansado al ver el mismo lugar. Algunos parecen continuaciones del anterior y se conectan muy bien.
Mi relato favorito es el de «La Obra».

DATOS
Título Original: Historias De Amor
Autor: Adolfo Bioy Casares
Año: 1972
ISBN: 978-84-206-7362-2
Páginas: 272

FRASES
Como si no bastaran las promesas del más allá, queremos perdurar en nuestra tierra, tan vilipendiada y tan querida. Casi todo el mundo comparte el afán por sobrevivir en obras, en hijos, de cualquier modo. Si reflexionáramos un minuto acerca de la inmortalidad deparada por libros, obras de arte, inventos, función pública, saborearíamos la amargura de quien se dejó atrapar en una estafa. Yo anhelo la inmortalidad de mi conciencia y no soy tan vanidoso como para contentarme con sobrevivir en media docena de volúmenes alineados en un anaquel; pero desde luego me aferro con uñas y dientes a esa inmortalidad de la media docena, mi robusto bastión contra los embates del tiempo.
[…]
Cuando digo que soy escritor, brillan los ojos del fortuito interlocutor y cuando, a su pregunta, doy mi nombre, la sonrisa momentánea se turba, hasta que una nueva esperanza la reanima; “¿firma con pseudónimo?”. “No, no firmo con pseudónimo”.Tal vez el interlocutor no recuerde al escritor, pero sí a su obra. Con abnegación las enumero, aunque esa mueca en el ingenuo rostro desilusionado excluye toda duda; nunca oyó tales títulos.
Mi yerro, como escritor, fue probablemente el de contar ficciones…
p. 92
• El amor... entre personas honestas nunca es inocente, ni parece cuerdo que lo sea.
• Sobrevivimos en la obra. Por eso hay que hacerla con amor... // Qué disparate. La obra reemplaza al autor, y no hay más que resignarse.
• Ya lo dije, cuando mucho monologamos en la soledad, bordeamos la locura.


Calificación: 8/10

No hay comentarios.

Publicar un comentario