Todos Los Nombres (Todos Os Nomes)

Los que conocemos la manera magistral en que José Saramago nos presenta sus historias, sabremos que no hay libro que decepcione, ya sea en la trama, en los personajes o en la moraleja que termina por darnos sin querer. Su estructura es novedosa, o al menos muy pocos escritores se atreven a escribir como él, y eso es lo que le da un punto más de calidad a su literatura.
El otro detalle es que, como decimos, en la historia nos muestra moralejas, como si fueran fábulas o parábolas en las que la misma narración va desmenuzando una situación sencilla, pero que crece exponencialmente por la indecisión de los personas o por las decisiones que toman ellos. No por nada, ha sido el ganador de un Premio Nobel de Literatura, reconociendo su estilo, su dedicación y su peculiar manera de enseñanza a través de las letras.
Todos Los Nombres, publicado en el mismo año en que fue galardonado con el premio mencionado, no decae en su calidad y, aunque menor de otras de sus obras, no deja de ser mejor que varias más.
Don José es un escribiente de la Conservaduría General del Registro Civil de su localidad, pero lo que ninguno de sus compañeros sabe, a pesar de llevar más de 20 años laborando ahí, es que también revisa los archivos de las personas y llena su propia base de datos, elegida por él. Entre ellas, aparece una mujer desconocida que, tras seguirle la pista durante varios días, comienza a sentirse atraído por su desconocimiento.
Hemos ido a través de eventos tan importantes y trascendentales en su literatura como las votaciones para elegir a un representante, sobre el exilio de una familia de bajos recursos por el avance tecnológico, o una enfermedad sin explicación que nos muestra las consecuencias de ello. Creeríamos que hablar acerca de la obsesión de un hombre para encontrar a una mujer desconocida sería un tema menor, y quizá sí, pero eso no quita que sea interesante y que de ello termines sacando buenas conclusiones.

Lo primero que tenemos que rescatar es la historia de amor que nos da Saramago, una historia del género que no se parece a muchas. No se trata de una pareja y sus discusiones o problemas, ni de la conquista por alguien, ni de una boda, se trata de la búsqueda del amor. Pero peculiar en su origen pues comienza por la obsesión de lo desconocido. Eso nos lleva a lo más importante del libro, el protagonismo de don José.

Desde el inicio vemos a un hombre entrado en los 50's, que es un empleado más, pero que para diferenciarse de sus compañeros tiene una adicción especial, la de coleccionar datos de personas célebres. Es ahí cuando conocemos que no es más que una persona como los demás, que escode secretos que cree le serán problemáticos, y que por ello, la búsqueda de la mujer desconocida se vuelve casi un tema prohibido o profano.
La actitud del mismo protagonista es aumentada gracias a la sapiencia del narrador universal que es Saramago, haciendo que metáforas, imaginaciones, sueños o suposiciones parezcan realidad, hasta que sabemos que no es así. No defrauda saberlo. No se podrían llamar vueltas de tuerca porque no cambian la historia, pero cada detalle que vamos conociendo mientras avanza la narración es sublime.

DATOS
Título Original: Todos Os Nomes
Autor: José Saramago
Año: 1997
ISBN: 978-607-112-921-5
Páginas: 304

FRASES
• Vivimos tan absortos que no reparamos en que lo que nos va aconteciendo deja intacto, en cada momento, lo que nos puede acontecer.
• La soledad nunca ha sido buena compañía, las grandes tristezas, las grandes tentaciones y los grandes errores resultan casi siempre de estar solo en la vida, sin un amigo prudente a quien pedirle consejo cuando algo nos perturba más que lo normal de todos los días.
• La piel es todo cuanto queremos que los otros vean, debajo de ella ni nosotros mismos conseguimos saber quiénes somos.


Calificación: 8.5/10

Deja un comentario

2 comentarios

  1. Saramago es uno de mis autores favoritos por todo y su forma de escribir. Llevo varios meses tratando de conseguir ese ejemplar. Gracias por la reseña :)

    ResponderEliminar
  2. Qué decir nuevo de Saramago que no se haya dicho ya, a mí sus libros siempre me hacen reflexionar. Hace tiempo que no le leo, no me importaría retomarle con este título que nos traes.

    Saludos.

    ResponderEliminar