Caín (Caim)

Para poder hablar de este libro, es necesario decir algunas cosas que podrían hacer más llevadera la crítica, y así entender el porqué de la historia y de su concepción en general. Hay que decir que, para José Saramago, las historias son vehículos desde donde puede narrar eventos y sucesos, pero también donde pone en evidencia un pensamiento, ya sea suyo o de otros, a través de sus personajes.
El autor, al ser portugués, estuvo influido, enormemente por la religión cristiana, hecho que lo llevó, en su adultez, a decir que la biblia debe ser interpretada literalmente y poner en duda otras cosas. Además, con su estilo peculiar crítico de su literatura y viendo que es el último libro que publica antes de fallecer, toma gran importancia al ver cómo aborda el personaje histórico Caín.
Caín ha matado a su hermano después de que dios decidió ignorar sus tributos. Ahora, como castigo por el asesinato, dios lo ha mandado a vagar por el mundo, y junto con su burro, atraviesa épocas en el tiempo y visita eventos importantes en la historia de la religión, tales como la destrucción de Sodoma y Gomorra, el Diluvio Universal, el sacrificio del hijo de Abraham, Isaac, y varios más.
Dicho lo anterior, la historia puede verse desde dos perspectivas, la primera un tanto difusa y la segunda más completa, con más simbolismos y hechos que no sólo competen al lector sino a sus creencias.
La primera nos dice que podemos tomarla como una historia sencilla, una ficción que nos lleva de la mano del personaje a través de diferentes épocas, de un viajero del tiempo que vive hechos relevantes en la historia. Sirve como una persona más que nos va explicando lo que ve, lo que vive, aun cuando la historia esté narrada por un observador omnipresente. La «maldad» y el sentimiento que tuvo que pasar Caín al asesinar a su hermano se ve mermada, y hasta casi desaparecida, por los viajes que hace. Comenzamos odiándolo un poco, pero a través de las páginas se vuelve más benévolo que el mismo dios.
La segunda forma de verlo es con un poco más allá de visión. Es cierto que la historia hace hincapié en la religión al tratarse de un personaje de la biblia, y es que Saramago así lo eligió, al ser alguien que no aparece más que en su extracto. El hecho de su elección también consta por la elección popular de Abel en vez de Caín.
Otro detalle es la inclusión de Lilith y el deseo sexual, a lo que el autor menciona que decidió incluirla para desmitificar «el hecho de que únicamente los hombres están sujetos al deseo sexual y que la mujer por manifestarlo no la convierte en una prostituta».
Para el lector que pretenderá leer este libro, puede tomarlo como una historia sencilla y de fácil lectura. Para el que prefiera analizarlo más a fondo, se encontrará con una crítica exhausta de la misma religión, de la dualidad discutible del bien y del mal, de los tópicos «prohibidos», de la benevolencia y crueldad de dios, así como otras más.

DATOS
Título Original: Caim
Autor: José Saramago
Año: 2009
ISBN: 978-607-111-110-4
Páginas: 192

FRASES
• La duda es el privilegio de quien ha vivido mucho.
• La historia de los hombres es la historia de sus desencuentros con dios, ni él nos entiende a nosotros ni nosotros lo entendemos a él.
• El futuro ya está escrito, aunque nosotros no sepamos cómo leer la página.

Calificación: 8.5/10

No hay comentarios.

Publicar un comentario