Unmei no kaze [El viento del destino] Episodio 23 – La Llave Mágica


運命の風
Unmei no kaze
[El viento del destino]

Episodio 23 – La Llave Mágica.


[La espada]

♫♫♫

Recorro esta solitaria noche
pierdo el rumbo de querer seguir
la noche es larga y fría (fría)
La noche oculta algo que no ves.

Todas las cosas que alguna vez creí
ahora las veo caer por el peso de la realidad
el destino que alguna vez trate de escapar
a pesar que siempre...

¿Sabes que aun deseo estar a tu lado?
La soledad consume mi alma, la espada que use
para defender nuestro amor.

Es una inquietud que guarda mi corazón
lo que tuve que sangrar en sudor.

¿Sabes que aun deseo estar a tu lado?
La soledad consume mi alma, la espada que use
para defender nuestro amor.

Es una inquietud que guarda mi corazón
lo que tuve que soportar.

¿porque deseo este dolor?


♪♪♪


*************************************************
Hace algunos siglos los grandes alquimistas de varios lugares del mundo consiguieron capturar la esencia de los cuatro elementos, de ellas nacieron armas mágicas, la gran espada de fuego que fue forjado en la Gran Bretaña por los magos de la torre del reloj, en tierras germánicas construyeron con el elemento agua una enorme hacha, un viejo hechicero viajo a las lejanas tierras del samurái e inspirado por las katanas, forjo una el cual llevaba el alma del elemento viento y mientras los alquimistas neerlandeses crearon la gran lanza del elemento tierra. Estas armas se comprimieron en llaves las cuales fueron entregadas a varias generaciones de magos y las cuales nunca se habían reunido o han estado juntas. Se dice que estas llaves o armas pueden ser usadas como catalizadores para invocar a espíritus del mundo astral, para evitar que cayeran en manos equivocadas estas llaves se duplicaron para dividir el poder de ellas.

   — Mi señora, la gran lanza de la tierra, eso significa que nos hacen falta tres llaves más y el cual otras dos están aquí. — decía Tanaka al mirar de reojo a Daiki y a Mami.
   — Es verdad, la chica que está ahí en el suelo es una de los Konoe. Eso significa que tiene una de las llaves de tierra, que suerte con ella se completa la llave de la tierra y el chico que está del otro lado posee la llave del viento, nos faltaría la otra mitad y las otras dos llaves restantes. — decía aquella dama, mientras daba órdenes de revisar a Mami.
   — Desgraciados, no la toquen. — Daiki empuño su espada y ataco a uno de los subordinados de la gran dama este cayo y desapareció.
   — Ya veo, esta chica es muy apreciada para ti. Si es el caso entonces me la llevare como garantía. — decía la gran dama.                    
   — ¿Garantía? ¿Qué quieres decir con eso? — decía Daiki confundido.
   — Tal y como escuchaste de nuestra señora. Necesitamos la otra llave del viento que posee la líder de la familia Azuma, además la llave de la familia Hayashi y los de la familia Fukushima. Que sean antes de las doce de la noche de este día. — decía uno de los subordinados de la gran señora.
   — Si eres capaz de traer las otras tres llaves, perdonaremos la vida de la nieta de Konoe. Además, perdonaremos tu vida y la de los demás. — decía otro subordinado.
   — También tendremos piedad por a ver matado a nuestros hermanos yokai. — decía otro subordinado.
   — Daiki no tardes si es que aprecias la vida de Konoe Mami. — porfin hablaba Tanaka Kasumi. Mientras otros dos yokai cargaban a Mami de una manera cautelosa y prudente.
   — ¿Tanaka? Y… tu… — decía Daiki con un fuerte resentimiento.
   — Soy la hermana menor del rey yokai Adolph Küntzel, mi nombre es Elisabeth Küntzel. Azuma Daiki te esperamos en el gran templo del zorro de las nueve colas, el que está a fuera de la ciudad, ahí hay un sendero el cual te lleva al templo, Kioto es una ciudad muy arraigada a las antiguas costumbre y religiones locales y por lo tanto posee una esencia mística y también mágica. Así que no debes llegar tarde con las otras llaves.
Tanto Elizabeth, como Tanaka y los demás desaparecieron bajo una neblina oscura, no sabía qué horas eran por la lluvia, pero más o menos me imagine que era las siete o casi las ocho de la noche, con algo de debilidad camine un poco y después caí sin fuerzas para mantenerme de pie.

Cuando logre cobrar la conciencia estaba en mi cuarto, el lugar estaba oscuro, pero sabía bien que era mi cuarto con tan solo verlo. Rápido me levanté y estaba cambiado de ropa, por un momento pensé que era de un mal sueño, pero el dolor de mi cuerpo me recordó que no era así. Salí de la habitación y caminé por el pasillo llegando a la sala. Ahí se encontraba mi hermana reflexionando, en la mesa había una taza, seguramente era té. Ella me vio y se levantó inmediatamente.
   — Oniisan, estas bien… ¿Por qué te fuiste sin avisarme? Me tenías preocupada. Nuevamente no sabía en donde te habías metido. Nunca has tenido consideración con los demás ¿cierto? — lagrimas salieron de Misaki, era verdad siempre tuve un espíritu libre o más bien libertino, hacia todo sin pensar en las consecuencias. Después de dar los detalles de lo que había ocurrido Misaki se quedó pensativa por un largo tiempo, hasta tuve la sensación que el té de Misaki estaba ya frio por el tiempo que se quedó pensando.
   — ¿Misaki? Ahora que haremos, no quiero dejar a Mami con esas personas, pero… — por fin Misaki tomo la palabra.
   — Lo que Adolph y sus secuaces pretenden es en revivir al dios zorro de las nueve colas, para ese propósito necesitan más poder mágico. La mejor manera de conseguirlo es con las llaves mágicas. Aun así, eso no es todo. — decía Misaki
   — ¿Qué quieres decir con eso? — pregunte.
   — Para ello necesitan a alguien quien sirva de sacrificio. — decía Misaki.
   — Eso significa que pretenden utilizar a Mami como… — quizás esa era la palabra que utilizo Elizabeth ellos necesitaban una garantía y Mami funcionaba como dos al mismo tiempo, es decir podías atraer las demás llaves restantes y junto a Mami serviría de sacrificio.
   — El problema es que solo tenemos las llaves que forman la llave del viento, el de Hayashi esta con Emily Nerlinger y Mihaela Ardelean. La otra la posee el clan Fukushima, pero…
   — …pero jamás no lo darían para hacer algo así de arriesgado. — decía, completando la frase de Misaki.
Todo esto está mal, como podemos enfrentarnos ante el clan de Fukushima, ellos son más que nosotros, si Mami muere solo quedara los Azuma los cuales somos solo dos y el clan de Fukushima son varios a diferencia de las otras tres familias. Quizás por eso Hayashi no quiso estar al lado de ellos y prefirió trabajar por su cuenta, pero ella ahora esta… maldición, maldición, maldición, maldición que podemos hacer, dejar que den las doce y que Mami muera así no más maldición, maldición, maldición.
   — Daiki, no nos queda mucho tiempo pronto darán las diez y media. Lo único que se me ocurre es pedirles ayuda a Emily Nerlinger y a Mihaela Ardelean. Ellas dijeron que están en busca de Adolph, si les proporcionamos la información que sabemos, quizás ellas nos ayuden. — decía Misaki.
   — Es verdad, tu misma me lo dijiste yokai lobos y yokai vampiros jamas se habían llevado bien además esa tal Mihaela se ve que tiene algo pendiente con ellos, además Emily se ve que es alguien razonable. El problema es que no nos queda mucho tiempo y para salir a buscarlas sería difícil.
   — Entonces Oniisan no podemos perder más tiempo debemos seguir con el destino de la familia Azuma.
  — ¡Vamos! — Misaki y yo nos preparamos para salir, no teníamos ni la menor idea que podríamos hacer y si ellas nos rechazaban, no lo creo, además Misaki me había contado en el camino mientras buscábamos a Emily o Mihaela que Adolph era un ser fuerte, más fuerte que con los que había peleado. También me explico que anteriormente las llaves eran realmente cuatro, pero los mismos alquimistas dividieron el poder de las cuatro llaves en varias llaves, aun para Misaki desconocía el poder verdadero que poseían estas llaves al estar unidas, eso me recuerda que tampoco lo sabía Sakura ya que su llave no estaba dividida, al contrario, estaba unida y aun así no pudo ser rival ante Minagawa. La noche era fría y aun se sentía la sensación de que había terminado de llover. Cada vez que caminábamos en las calles oscuras sentíamos un profundo presentimiento, era como si solo buscábamos algo que al final nunca íbamos a encontrar ya dada las once de la noche me sentí desesperado ya que solo faltaba una hora para que dieran las doce de la noche. Cada minuto que pasaba se sentía que habían sido horas o algo así. De pronto vimos a unas personas tomando en una pequeña caverna, con cautela caminamos por ahí, parecía que la gente se divertía con alguien, chiflaban y reían todos.
   — Jajajajajajaja que hace aquí una hermosa señorita. — decía un hombre que obstruía el paso a alguien.
   — Oh, por favor señor no quiero problemas. — decía una voz femenina.
   — Vamos, señorita porque no te quedas más tiempo y nos divertimos un rato. — decía otro hombre con una botella que estaba a punto de no tener alcohol.
   — Le pido que me perdone, pero ya dese ir a casa. — decía aquella voz.
Cuando pasamos ahí casi estaba a punto de decirle a Misaki que siguiera caminado y tenía pensado en ayudarle a aquella chica que por algún motivo se había mesclado con aquellos hombres que la insultaban con chiflidos y le hablaban de manera no muy educado, pero quién diablos y a esta hora de la noche caminaría en busca de una caverna de mala muerte y tomaría unos tragos y se iría como si nada, para una chica así creo que había mejores lugares a donde ir. Pero de pronto cuando voltee para ver a la desafortunada, vie que en un parpadeo saco una espada y rebano a tres de esos hombres en un abrir y cerrar de ojos. Rápido me detuve y Misaki también vio esa escena.
   — ¡Ahhhhh! Pero…. Qué demonios. — decía uno de eso hombres.
   — ¡Pero como, de donde saco eso! ¡eso no lo tenía hace un momento! ¡ahhh! — decía otro hombre el cual había tirado la botella casi ya vacía al piso.
   — Jijijijji ustedes lo dijeron ¿no? También me quiero divertir con ustedes. — En cuestión de minutos desmembró a seis personas que estaban ahí. Las nubes se despejaron y dejando ver una luna el cual hace un momento no se había visto ilumino aquella persona.
   — ¡Emily! — era Emily Nerlinger, ella usaba un traje oscuro el cual parecía una especie de vestido algo diferente a la que llevaba puesto aquella ocasión cuando la vi. Elle parecía disfrutar de ver a los cadáveres que estaban tirados al suelo. Adentro escuche a alguien hablando a la policía. Emily se dio cuenta de mi presencia y la de Misaki.
   — ¡Oh! Daiki que gusto de verte de nuevo jijjijiji. — su mirada era pesada y un poco incomoda. La luna de nuevo se volvió a ocultar dejando a ver que detrás de ella mágicamente apareció otra figura humana era como si de su vestido negro algo cobrara vida y se despegaba de ella para después de tomar una forma humana, era sin dudas Mihaela Ardelean.      

*************************************************
[Luces de neón]

♫♫♫

Ve, camina hacia un nuevo futuro sin pensarlo.
Donde no estén presentes aquellos recuerdos.
El dolor derrama aquello que alguna vez quisiste
y puede cambiar el deseo de tu corazón.

Solo espera, solo espera y ten presente
que nunca estuviste solo en aquella situación.
Siempre estuve cerca de ti, aunque nunca lo notaste.
¡No retrocedas! ve al frente que algo bueno te espera.

Solo espera, solo espera y ten presente
que las luces de neón brillan en esta noche.
El tiempo lo cura todo de eso estoy seguro.


♪♪♪

***
La luz de la noche revela la resurrección de una nueva alianza entre humanos y yokai. En el próximo capítulo de Unmei no Kaze el viento del destino (La resurrección de la luna)

Unmei no Kaze [El viento del destino] todos los martes a jueves por Meta Crónica.

No hay comentarios.

Publicar un comentario