Unmei no kaze [El viento del destino] Episodio 24 – La Resurrección De La Luna


運命の風
Unmei no kaze
[El viento del destino]

Episodio 24 – La Resurrección De La Luna.


[La espada]

♫♫♫

Recorro esta solitaria noche
pierdo el rumbo de querer seguir
la noche es larga y fría (fría)
La noche oculta algo que no ves.

Todas las cosas que alguna vez creí
ahora las veo caer por el peso de la realidad
el destino que alguna vez trate de escapar
a pesar que siempre...

¿Sabes que aun deseo estar a tu lado?
La soledad consume mi alma, la espada que use
para defender nuestro amor.

Es una inquietud que guarda mi corazón
lo que tuve que sangrar en sudor.

¿Sabes que aun deseo estar a tu lado?
La soledad consume mi alma, la espada que use
para defender nuestro amor.

Es una inquietud que guarda mi corazón
lo que tuve que soportar.

¿porque deseo este dolor?


♪♪♪


*************************************************
La luna dejo ver su hermosa y espectral luz, la corina de nubes había dejado una ligera y borrosa forma en el cielo. En el bar un hombre llamaba a emergencias y ahí en la salida estaba la hermosa figura de Emily Nerlinger y atrás como si fuese su sombra la figura de Mihaela Arderlean.
   — Vamos. — dijo Mihaela al ver que las cosas se podían poner peor de lo que ya hubiera ocurrido. Tomando en cuenta su forma era diferente a la de Emily, Emily era más ruda y fría y en cambio Mihaela era más precavida y reservada, en pocas palabras no dejaba ver muchos sus impresiones en su rostro.
   — Ya, tan rápido. — decía Emily quien levantaba su ceja inconforme de lo que había escuchado.
   — Esperen, necesitamos la llave que tomaron de Sakura y también de ustedes. — dije al notar que se retiraban.
   — ¿Cómo? ¿acabas de decir que necesitas la llave mágica de la familia Hayashi? Mmm… ¿y porque a nosotras? — dijo Emily temeraria.
   — La llave que se llevaron lo necesitamos para pelear con Adolph y Elizabeth. — dijo Misaki. En ese momento Mihaela se detuvo y se acercó ya que a pesar que Emily se detuvo ella continúo caminado hasta que escucho los nombres de los dos yokai lobos.
   — Te refieres a Adolph Küntzel y a Elizabeth Küntzel. — dijo Mihaela.
   — ¡Exacto! — dije levantando un poco la voz. — ellos, más bien Elizabeth Küntzel dijo que Adolph y ella nos iban a esperar en esta noche a que les llevemos las otras tres llaves la de Misaki y la mia está dividido en dos, la de Sakura es solo una y la de los Fukushima son 72 llaves, pero con ellos no podemos contar ya que no se ofrecieron en entregárnoslas.
   — Vaya, vaya por eso necesitan la llave de Hayashi para tener una pisca de pasividades de ganar más tiempo o por lo que escuche necesitan la ayuda de la llave de fuego y la de norosetas para poder ganar un combate. — decía Emily quien tomama su dedo índice y lo brotaba en su labio inferior.
   — ¿En dónde están? — pregunto Mihaela interesada.
   — En las afueras de Kioto, cerca del templo que hay en la montaña que sirvió para honrar al dios zorro. — dijo Misaki.
   — Ellos al parecer quieren revivir a esa deidad o invocarlo para ganar más poder. — dije sin dirigirme a nadie.
  — Pero para eso solo tenemos un limitado tiempo, ya solo falta media hora para que den las doce y se termine el plazo que nos dieron para entregar las tres llaves.
   — Con que eso se trata. — dijo Mihaela viendo el vacío de sus propios pensamientos.
   — Jejejejeje. Con que eso se trata. — Emily decía lo mismo que Mihaela. — ya veo, ellos intentan resurgir el poder de la luna. Para ellos los yokai lobos necesitan el poder de la luna, a pesar de que la luna este oculta o no ellos pueden tener más poder, cuando es octubre ellos elevan más su poder demoniaco e incluso superan a la de sus rivales los vampiros. Recuerdo que una vez pelee con Adolph un octubre, finales de ese mes. Su poder era inmenso comparado con otras noches de luna llena, por fortuna sobreviví, peleé con el varias veces y me di cuenta que solo en diciembre es cuando su poder bajar tanto que fui la primera ser humana en lastimarlo.
Emily echaba una hojeada a sus memorias, recordando las luchas que tuvo contra él, sin embargo, ella solo pudo herirlo una sola vez. Quizás fue frustrante, quizás nunca lo sabré ni ella ni su pasado.
   — Pero porque dio ese plazo de tiempo. — se preguntó a si misma Mihaela. — hay algo que no me gusta, porque le deben de entregarles las llaves, solo mencionaste a tres de ellas.
   — Cierto, eso es porque tienen la llave de la tierra y también tienen a Mami. — dije con un poco de rabia.
   — ¡Oh! Vaya, vaya. Jijijiji — Emily quien lucía diferente en aquella ocasión, me sentí lastimado en el fondo del corazón.
   — ¡Maldición! Eso no tiene nada de gracia. — dije algo furioso.
   — Lo siento chico, pero en que pesaste. Le darías al enemigo las tres llaves y te llevarías a Konoe Mami, así y nada más. Eres una basura. — dijo Emily.
   — ¿Cómo? Como te atreves a decirme eso maldita bruja. — casi con lágrimas en los ojos saque mi llave mágica y esta se convirtió en la poderosa katana del viento. Rápido lo lanza hacia ella, por un momento escuche la voz de Misaki, pero ignore lo que dijo. Mi odio y frustración se había convertido en mi fuerza de lucha. Varias veces lance mi espada contra ella, pero Emily lo esquivaba no con dificultad sino, más bien como si pudiera leer mis movimientos.  Como una chica que tenía la misma edad de Misaki podía esquivar algo así, solo Misaki y Mihaela fueron las únicas que observaban el enfrentamiento ¿enfrentamiento? Más bien era como un niño que con vendas en los ojos trataba de darle a la traviesa piñata. En un momento Emily se quedó inmóvil, cuando me di cuenta por inercia puse la takana a lo alto que pudiera dar mis brazos y acto seguido con todas mis fuerzas dejé caer encima de ella, solo sentí como la espada atravesaba su carne, su cuerpo, me sentí arrepentido no quería ver esa escena tan espantosa y ver su sangre y que mi espada estuviera atada en la mitad de su cuerpo, pero cuando vi sus dos manos detuvieron la katana.
   — Eres un idiota. Al darles las llaves, ellos lo utilizarían para abrir las puertas del infierno y utilizarían a tu querida amiga en un sacrificio brutal. Esto es tu odio que sientes, por eso eres una basura y alguien como tú no puede ser capaz de enfrentarse ante mí, La dama de negro y creo que ya lo había dicho, no soy bruja ¡soy una maga! — al decir eso rápido me lanzo junto con la katana y estando en el suelo ella lanzo un conjuro un remolino como de lava o algo rojo brillante apareció ante mi presencia y en seguida formo un circulo ¡círculo mágico! Cuyo lenguaje era desconocido para mí o para alguien más, rápido el círculo mágico se abalanzo hacia donde estaba y como fuego me abrazo con incontables llamas, el dolor era inmenso, mire a Misaki quien lloraba y siendo sujetada la vez por Micaela.
   — ¡Demonios! — ¿acaso moriré de esta forma? Fue el único pensamiento que se me cruzo en mi mente.
   — ¡Eres una basura Azuma Daiki!  Tu no conoces y no sabes nada sobre mí, ni mi pasado y ni lo que me ocurrió cuando era una niña, viendo a esos malditos devorando a toda mi familia, la sangre caer de sus bocas llenas de miembros de mis padres y de mis hermanos. Necesitas más para ganarme grandísimo idiota.
   — ¿la muerte de sus padres y de sus hermanos? — La inocencia de una niña viendo tal escena. En mi mente se dibujó la figura de mi padre y de mi madre…. También la tierna figura de Akiha. Es cierto me he quejado, pero siempre he sido yo el que ha causado problemas y dejé a Misaki con el compromiso de estar a la altura de las exigencias de mi viejo, cuando yo, cuando yo debí haber tomado mis responsabilidades más en serio. — ¡Ráfaga poderosa de viento!
Sostuve mi espada con voluntad y esta reacciono y disipo aquellas llamas infernales que había cubierto mi cuerpo. Misaki logro soltarse de Mihaela o quizás Mihaela había entendido todo desde un principio y viendo la situación dejo a Misaki. Me di cuenta de lo que señalo Emily, realmente fui un tonto y quizás estas llamas que abrazaron mi cuerpo era una metáfora de ella, eso me di cuenta ya que si realmente ella hubiera querido yo ya estuviera muerto. La metáfora es que tan pesada sea la situación que se encuentre uno, nunca debe de olvidar su pasado para tener fuerzas y seguir luchando.
   — Oniisan, te encuentras bien. — decía Misaki quien me abrazaba, la diferencia es que Emily está sola en este mundo y yo aún tengo a mi hermana y esa es mi motivación de seguir luchando.
   — E..mi..ly — dije un poco aturdido por las llamas, Emily ya no estaba se había ido y mire desde el otro lado y tampoco estaba Mihaela. Entendí que ellas pelearían con nosotros, pero a su manera, entonces no hay tiempo que perder debemos seguir hasta el final. — Vamos Misaki debemos irnos también, ya gastamos mucho tiempo y creo en que Emily y Mihaela nos estarán observando y cuando crean que ya es el momento preciso ellas nos ayudaran. Tenemos al mismo enemigo, así que no perderán esta oportunidad.
   — Pero, Daiki y tus heridas. — decía Misaki preocupada.
   — Jajajaja. No te preocupes no es nada, esto no es nada a comparación de mi pasado. ¡vamos Misaki no hay tiempo que perder!
Caminamos a fuera de la ciudad y cruzamos una cerca, la hora se estaba acercando al plazo acordado, aun no sabría bien como resultaría esta noche. Pero morir en el intento era algo que no tenía permitido. Justo llegamos a la gran colina donde un templo resaltaba a lo lejos, debajo de nosotros había una escalera que se alzaba hacia la puerta principal.
   — Misaki. — dije mientras miraba la gran entrada principal donde se le veneraba al gran yokai zorro de las nueve colas. — enfrente de nosotros esta la entrada y también nuestro destino. No dudes en pelear con todas tus fuerzas y nunca mires si me encuentro bien o no. Tu solo lucha.
   — ¿Daiki? Hermano. — tampoco dudes en pelear. Da tu mejor esfuerzo. — decía Misaki entendiendo la situación.
   — ¡Vamos hermana! — a comparación de mi ella estaba en perfecto estado, lastimosamente dejamos a Miu quien no nos podía ayudar. Ella nos regañó que si no volvíamos ella se pondría triste y que jamás no lo perdonaría.
Rápido apareció uno yokai en el otro lado un hombre.
   — Se puede saber que hacen. ¿acaso ya tienen las tres llaves mágicas?
   — Jejeje pensaron que realmente se los daría ¡son unos ilusos!
Aquel hombre tomo la forma de un lobo y junto con el otro yokai nos atacó, fue pan comido ambos fueron degollados por nuestras takanas gemelas, mientras subíamos más enemigos aparecían cada uno iba cayendo.

   — Mi señora perdón por interrumpirla, pero Daiki y su hermana ya llegaron. — decía Tanaka.
   — Bien, llegaron justo a tiempo para dar inicio a la ceremonia. — decía satisfecha viendo el cuerpo desnudo de Mami quien estaba colgada en un atar justo para dar inicio a la ceremonia de la resurrección de la luna. — iré a la entrada para recibirlos, después de que reciba las tres llaves, quiero que exterminen a los hermanos Azuma.
   — Mi señora me temo que eso no pasara. — dijo Tanaka algo nerviosa.
   — ¿Cómo? ¡explícate mejor! — decía Elizabeth enfurecida.
   — Mi señora ellos solo traen la llave del viento y están debajo del templo peleando contra…
   — Eso no es cierto. Si mi hermano se entera de esto…
Así como Elizabeth interrumpió a Tanaka inmediatamente, también fue interrumpida de la misma manera.
   — Hermanita, eres una inocente ilusa, pensaste que los Azuma son unos cobardes, ellos pelearían a pesar que les arranques las extremidades. Ese es la sangre Azuma.
Entre las sombras surgió una figura imponente y sombrío, el color de su cabello era blanco y largo que llegaba a sus hombros, pero su figura era la de un hombre joven y fuerte. Temido por los humanos y por los vampiros era el yokai más fuerte en su linaje, se trataba de Adolph Küntzel líder de los yokai.
   — Hermano, perdona a tu hermana por ser imprudente. Lo resolveré antes de que den las tres de la noche. — decía Elizabeth algo asustada y temblorosa.
   — Antes de que den las tres de la noche, tendrás que entregarme la cabeza de los hermanos Azuma y las 72 cabezas de la familia Fukushima, pero para un yokai de tu talla y ayudada por mi bella hija Tanaka no tendrás ningún problema para esos simples humanos, pero oí entre los susurros del viento que Emily Nerlinger y Mihaela Ardelean tenían en su poder la llave del fuego. Me pregunto cómo lo podrás obtener en poco tiempo. Si desperdicias esta oportunidad no tendremos otra opción que posponerlo en octubre y claro tendrás un castigo por tu osadía. — la hermosa figura de aquel hombre se tornó sombría y dejando sacar una especie de energía oscura nublo su figura con amenazantes palabras.
   — ¡Hermano eso no pasara! Te lo garantizo. — decía Elizabeth aterrorizada y saliendo de la mansión rumbo a la salida del templo.
   — Mi señor que debo hacer ahora. — decía Tanaka mientras demostraba una cordial y solemne reverencia.
   — Jejeje vigila a la tonta de mi hermana. — aquella sombra desapareció y finalmente solo quedo Mami y Tanaka.

Daiki y Misaki dejaron atrás los cadáveres de aquellos yokai empezando a desaparecer en vapor oscuro. Llegando casi a la entrada apareció la figura de Elizabeth, su elegante mirada había cambiado, la luna que se había librado de aquellas nubes ahora brillaba con más intensidad.
   — ¡Malditos humanos! Morirán de la manera más cruel. — rápido saco en su vestimenta una daga y con ella invoco a los ocho yokai quien la acompañaba, todos ellos respondieron el llamado de su ama y con una gran velocidad nos atacaron, cada uno nos rodearon y sin más dábamos zarpazos y de repente Misaki se separó de mí y con la luz de la luna vi una sombra que se acercaba a ella, era Elizabeth que corría hacia ella saltando sin ninguna incomodidad con su vestido estilo europeo y sosteniendo la daga. — con esta daga tomare tu vida Azuma Misaki.
Elizabeth empuño la daga hacia donde estaba Misaki, un borbotón de sangra salió, pero no del cuerpo de Misaki sino del mío, justo a tiempo llegue para que esa maligna daga se incrustara en mi brazo derecho. Pero rápido devolví el golpe con mi espada rosé el rostro de Elizabeth a quien le había dejado una herida no muy profunda en su rostro.
   — ¡Ahhhhhhh! Mi rostro, ¡malditooooooo! — la voz de Elizabeth cambio y su forma física dejo de ser humana, un yokai salto delante de mí, pero fue destrozado en cuestión de segundos por las garras de su ama, ahora Elizabeth tenía la forma de un yokai lobo. Su mirada era sangrienta y su aliento era la de mil muertos en descomposición.                
*************************************************
[Luces de neón]

♫♫♫

Ve, camina hacia un nuevo futuro sin pensarlo.
Donde no estén presentes aquellos recuerdos.
El dolor derrama aquello que alguna vez quisiste
y puede cambiar el deseo de tu corazón.

Solo espera, solo espera y ten presente
que nunca estuviste solo en aquella situación.
Siempre estuve cerca de ti, aunque nunca lo notaste.
¡No retrocedas! ve al frente que algo bueno te espera.

Solo espera, solo espera y ten presente
que las luces de neón brillan en esta noche.
El tiempo lo cura todo de eso estoy seguro.


♪♪♪

***
La batalla final está a punto de comenzar, la noche donde hace aparición la bestia infernal. En el próximo capítulo de Unmei no Kaze el viento del destino (La gran bestia)   
Unmei no Kaze [El viento del destino] todos los martes a jueves por Meta Crónica.

No hay comentarios.

Publicar un comentario