Unmei no kaze [El viento del destino] Episodio 26 – La Noche Del Destino


運命の風
Unmei no kaze
[El viento del destino]

Episodio 26 – La Noche Del Destino.


[La espada]

♫♫♫

Recorro esta solitaria noche
pierdo el rumbo de querer seguir
la noche es larga y fría (fría)
La noche oculta algo que no ves.

Todas las cosas que alguna vez creí
ahora las veo caer por el peso de la realidad
el destino que alguna vez trate de escapar
a pesar que siempre...

¿Sabes que aun deseo estar a tu lado?
La soledad consume mi alma, la espada que use
para defender nuestro amor.

Es una inquietud que guarda mi corazón
lo que tuve que sangrar en sudor.

¿Sabes que aun deseo estar a tu lado?
La soledad consume mi alma, la espada que use
para defender nuestro amor.

Es una inquietud que guarda mi corazón
lo que tuve que soportar.

¿porque deseo este dolor?


♪♪♪


*************************************************
Tanaka quien no se trasformó nunca en una yokai quedo arrasada por la fuerte ráfaga de la espada de Daiki y lanzada hacia la derecha hasta que su cuerpo llego a una muralla de aquel templo. Sangre en su boca y heridas en su frente y su lujoso kimono ciertamente desgarrado no fue impedimento para que ella lanzara, aunque sea un golpe, pero Daiki despejando todas sus dudas arrojo la ráfaga con todas sus fuerzas, por un momento sintió como si su hermana Akiha le hablara o quizás fue el viento que hizo eco a sus efímeros recuerdos.
   — Bien hecho Daiki. — decía una moribunda Tanaka quien jamás se había convertido en un yokai.
    — ¡Tanaka! — corría Daiki sin darle importancia a su destrozado brazo. — Tanaka… Akiha tu…
    — Lo siento Daiki. — las lágrimas de Daiki bañaron el delicado rostro de Tanaka, más bien de Akiha quien inocentemente se disculpaba. — Gracias por quitarme las cadenas que me tenías atada a este mundo. Gracias. 
Que fue lo que paso, porque Akiha estaba entre estos yokai, que fue lo que sucedió el día accidente.
   — ¿Akiha que sucedió aquella noche? — pregunte.
   — Hermano. — dijo mientras la sostenía con ambas manos. — la… la vida que tengo fue prestada, aquella noche morí el abuelo Hajimete hizo todo lo posible para traer mi espíritu a un recipiente, a un homúnculo, pero él era más un guerrero que debía proteger, mas no un mago experto en la resurrección, recuerdo efímeramente verte desmayado en la nieve, mi hermana Misaki llorando detrás de unos de nuestros parientes. Madre llorando por mi cuerpo sin vida, aquella bestia que nos ataco es el mismo que los ataco aquella noche aquel que le decían Numero #1209 fue el mismo que tomo mi vida.
Lo recuerdo bien fue cuando empecé adentrarme a los profundos misterios de mi familia.
   — Akiha ¿entonces tu…? — antes de terminar la frase Akiha respondió.
   — Esa noche el robo mi alma y se la entregó a Adolph, fue así como obtuve un cuerpo, solo que no me podía alejarme de la fuerza que me mantenía en este mundo, ya sea con Adolph o con Elizabeth, gracias a su poder pude vivir mucho tiempo. En caso de que esta fuerza desaparezca estaba condenada en desaparecer. Por eso a pesar de eso preferí luchar contra ti.
   — ¿Akiha? No pude ser cierto. — poco a poco la imagen de Akiha estaba siendo más débil, era como si ella fuera una ilusión. Ella misma lo había dicho su vida era prestada por el yokai padre de los yokai lobos, por lo tanto, su alma debería de regresar a aquel sueño profundo el cual algún día experimentare.
   — Me siento rara, es como si este fuera un sueño. Desearía quedarme por más tiempo, pero las circunstancias ya me lo permiten, ni mucho menos mi amo que ya sabe que he fallado me lo permitirá. Sabes desearía estar junto con Misaki y contigo y con nuestros padres. Lo siento, pero… — lagrimas llenaron aquella mirada de mi hermosa hermana, si ella estuviera viva se vería hermosa.
   — No, sé que algún día te alcanzare. Quien debe pedirte perdón tendría que ser yo, te he fallado como hermano mayor. Debí haberte protegido. — pronto sentí que mis manos ya no sostenían a nada, abrí bien los ojos y Akiha se había ido. Una pequeña brisa nocturna corrió entre mis oídos eran el eco de que tuve una hermana llamada Akiha, era como si esa brisa nocturna me guiara a mi destino a mi último enfrentamiento.

Misaki camino a paso veloz al gran salón del templo y ahí en un pequeño altar vio a Mami, semidesnuda todo tenía un hedor a que estaba a punto de festejarse un rito, detrás de ella estaba un espejo grande en forma de ovalo y un precioso marco dorado. Su tamaño era casi a la proporción del cuerpo de una persona de un metro con cincuenta. A un lado entre las sombras apareció una persona de cabellera blanca y unos tés blanca y aunque no hacia contrate su figura occidental con el traje que tenía, una vestimenta tradicional de Japón y usada entre los antiguos hombres de Kioto.
   — Con que tú eres Adolph, el enemigo de nuestra familia de generaciones pasadas. — decía Misaki con cierto desprecio y retando con la mirada.
   — Ya veo, la líder de la familia Azuma, quizás los tiempos han cambiado, pero antes a una mujer nunca se le había dado tal rango, con tan solo ser piezas de apoyo era suficiente. Pero eso quedo en el pasado. — dijo Adolph sin prestarle tanta atención a Misaki.
   — Es cierto, los tiempos cambian y tu muerte es inevitable en este tiempo. ¡Vamos yokai! Entrégame a Konoe Mami.
   — Jejejejeje jajajajajajajajajaja tu amenazante a unos de los yokai más antiguos, así como tu descendencia es antigua y ha perdurado por mas cuatrocientos años, lo mismo es mi existencia. Por lo que veo tu hermano acabo con mi gran creación. Mmm me pregunto en como habrá acabado la pelea. Pero lo que si se es que tú y ese joven son los últimos Azuma, ahora que ningún Hayashi vive con la muerte de Hayashi Sakura y la corrupción de los Konoe y la caída del gran líder Konoe Hisao y teniendo a su nieta, solo los sacerdotes de Fukushima son los únicos que quedan. Eso significa que el fin de que hablas es sin lugar a dudas la de ustedes como organización anti yokai. Jejejejeje. — Adolph se había mofado ante las palabras anteriores de Misaki.
   — ¡Canalla eso lo veremos! — Misaki lanzo un grito de guerra y empuño su takana. No podía utilizar su potencial por miedo de herir el cuerpo de Mami. La pelea era dispareja desde un principio el sin duda alguna era superior a los demás yokai y más rápido que Elizabeth, también influyo la habitación que era algo pequeño. Cada intento que realizaba Misaki era un terrible desgaste.
Adolph cansado de jugar con ella rápido en un movimiento tomo el cuello de Misaki y la arrogo a un lado, Misaki quien se retorcía del dolor fue atacada de nuevo y lanzada a otro punto de la habitación. La fuerza y velocidad era notoria, pero en el momento crítico apareció entre las sombras la figura de alguien quien tomó por sorpresa a Adolph.
   — Esa energía, la conozco es sin dudas de... maldita Elizabeth no pudo notar la presencia de esta persona. — decía Adolph lamentando la incompetencia de Elizabeth.
   — Cuantos años han pasado Adolph Küntzel. — aquella figura envuelta en miles de murciélagos tomo una forma elegante y humana.
   — ¡Mihaela Ardelean! La princesa de los vampiros ancestrales — dijo Adolph atónito al ver a su enemiga.
   — Esto era lo que mas deseaba. Ya estaba cansada de destrozar a tus siervos, pero ahora después de treinta años te hare pagar las humillaciones que hiciste conmigo. — la figura hermosa de Mihalea cambio completamente, parecía como un demonio había poseído el cuerpo de esa hermosa mujer, sin embargo, ella no era una humana, sino un vampiro cuyo poder igualaba a la de los yokai lobos.
Ella rápido salto ante Adolph y este fue arrojado hacia un lado rompiendo la pared de madera del templo, ante el humo de escombros salió una gran bestia muy parecida a la de Elizabeth, solo que su tamaño era el doble a la de Elizabeth además de él un tatuaje en forma de espiral sobre salió de su pelaje blanco color rojo brilloso. Este se abalanzo a Mihaela y la batalla fue brutal, Misaki apenas estaba recobrando el reconocimiento y vio cómo se desarrollaba la pelea de estas dos bestias.
   — ¡Misaki! — desde lo lejos se escuchó una vos.
   — ¡Daiki! — Daiki apenas iba entrando y miro la escena de esa batalla que era como de otra dimensión, después de oír la voz de Misaki llamándolo el aparto la visto y pudo ver hacia donde estaba su hermana la cual se encontraba de la misma situación física que él.
   — Misaki, estas bien. — pregunto Daiki examinado las heridas de Misaki.
   — Debemos aprovechar este momento y rescatar a Mami. — dijo Misaki.
   — Es verdad. — decía Daiki quien veía a Mami quien se encontraba dormida en un profundo sueño. — es verdad quédate aquí, creo que estoy en mejores condiciones, iré a rescatarla.
   — No deberíamos de ayudar a Mihaela. — pensó en voz alta Misaki quien veía la brutal pelean.
   — No es necesario Emily entro después de ti. Así que ella está buscando la mejor oportunidad para darle el golpe definitivo a Adolph.
Mientras Daiki se acercaban al atar preparado para el gran sacrificio miro aquel espejo. La duda y la curiosidad lo hizo ver detrás de ese espejo el cual lo sorprendió y cayo usando su retaguardia como amortiguador ante la caída.
   — ¡¿Que es ese espejo?! — en aquel espejo se reflejó miles de imágenes todas pasaban tan rápido que no podía diferenciar. Sin embargo, se escuchó una voz, una voz femenina que tragaba el cuerpo de Daiki.
   — Azuma Daiki — dijo aquella voz. — lo que vez es lo que sucederá en el pasado, presente y futuro tanto de tu dimensión como de mundos paralelos a esta misma dimensión. Las guerras, el hambre la ira de los dioses y los que osaron en ir en su contra, la historia está escrito, nadie y absolutamente nadie es dueño de su propio destino, todo está escrito. Tus decisiones los cuales crees que son tomadas con libertad de tu razón es solo una pequeña letra de lo que ya estaba escrito.
De pronto su espíritu regreso y pudo entrar en razón otra pequeña y ligera voz se escuchó, era una voz el cual le era familiar.
   — Eres un idiota, no te le acerques al espejo. Ese espejo refleja todo lo que ha ocurrido en la historia del mundo no solo de este sino de otras dimensiones. — decía aquella voz.
   — Em… Emily ¿eres tú? — dijo Daiki.
   — Vamos, aléjate de ese espejo, ese es el espejo de la providencia, un reflejo tuyo puede borrar tu existencia en segundos, ni yo podré ayudarte. Lo que Adolph intenta es usar a Mami y las llaves como catalizadores para llamar a un dios maligno que murió probablemente en una dimensión y con este portal se abriría camino para renacer, pero como es energía es lo que Adolph más añora, si eso sucede nadie podrá matarlo, sería casi un dios. Lo que tienes que hacer, si es que te importa la vida de esa muchacha es quitarla de ahí y usar tu llave, la de Misaki y la que tengo junto con la que tiene Adolph del elemento tierra y ponerlo en medio para así realizar un conjuro para destruir el espejo. Para serte sincera ese espejo es muy místico, ni siquiera sé que sucederá cuando eso pase. Así que debes irte lo más lejos de aquí. ¡Entendiste Daiki!
   — ¡Si! — dijo Daiki quien tomo a Mami y regreso hacia donde estaba Misaki, Daiki explico sin entrar en muchos detalles lo que simbolizaba ese espejo y Mami saco su llave y se la entrego.
En ese momento la dama de negro Emily Nerlinger apareció en forma de espíritu y tomo las llaves de Daiki y Misaki y acto seguido las funciono en uno solo junto con la de la espada de fuego. Pero Adolph se dio cuenta de eso y con una finta se dirigió hacia donde estaba Emily.
   — ¡Emily cuidado! — advirtió Daiki ante el peligro que se aproximaba. Ella rápido lo esquivo, pero en su pensamiento y sobre todo su intuición femenina sabía que Adolph ya se había dado cuenta de lo que ella planeaba.
   — ¡Jamás te lo permitiré dama de negro! — dijo Adolph intentando capturarla con sus garras lo cual su velocidad hizo que lo lograra. Pero para sorpresa de él, la dama de negro estando en sus garras río de una manera burlona y en sus propios ojos ella desapareció. — ¿Cómo, esto es imposible?
    — ¡Adolph se te olvida que soy una profesional! — dijo Emily apareciendo desde otro ángulo y con ella tenía otra llave, era la llave de la tierra. — gracias por venir por mi ¡TONTO!
Acto seguido Adolph miro de su lado y Mihaela le había dado un golpe tremendo lanzándolo en el espejo de la providencia. El espejo actuó y empezó a consumir el cuerpo de Adolph.
   — ¡Ahhhhhhhhhhhhhhhh! Como un humano me engaño ¡esto es imposible! Soy uno de los yakai más fuertes del orbe ¡esto no puede ser verdad!
Emily recito un conjuro y de ella las llaves tomaron forma de arma y después se convirtieron en energía y fueron lanzadas en forma de estacas hacia adolp quedando este aún más atrapado.
   — ¡Rápido huyan de aquí! ¡habra una fuerte explocion y el vórtice se abrirá más y tragará todo el templo para volverse a cerrar para siempre! ¡rápido no pierdan más tiempo!
Mihaela tomo de la mano a Daiki quien cargaba a Mami y Misaki y ellos salieron del templo dejando atrás a Emily y a Adolph.
   — ¡Maldita no lo hagas! Si lo haces serás tragada por el gran vórtice. — dijo Adolph en su último intento de detener a Emily quien se reía.
   — Jajajajajaja. Eres un tonto te dije que era una profesional. — rápido Emily realizo un conjuro y su cuerpo físico se teletrasporto quedando un pensamiento residual de ella quien ejecuto el ultimo conjuro.
Apenas Daiki y Misaki pudieron salir junto con Mami con la ayuda de Mihaela, el templo se destruyó por completo dejando un vasto humo y escombros. Emily apareció detrás de ellos cansada por el gran esfuerzo mágico que realizo. La noche brillaba bajo la hermosa luz de la luna y las hojas de cerezo cayeron en el templo dando un espectáculo que alivio el corazón de Daiki y Misaki, incluso Emily se tiró rendida del cansancio y empezó a reír. En cambio, Mihalea se encontraba seria, pero viendo tal escena de su compañera no dudo en mostrar, aunque fuera una pequeña sonrisa en su boca.
   — Hermano se acabó. — dijo Misaki quien abrazaba a Daiki. — prométeme que cuando termines tu carrera en México regresaras a vivir conmigo.
   — Te lo prometo Misaki, quizás no regrese solo. — en ese momento pensó en su mejor amigo y hermano Eduardo y en Ana su novia al igual que en la mamá de su amigo.
   — Creo que nuestra alianza se termina aquí ¿no? — dijo Mihaela.
   — Haz lo que desees, estoy de buenas no pienso en casar a mas vampiros o hombres lobos, creo que me merezco unas buenas y merecidas vacaciones.
Cuando dijo eso Emily todos no duraron en reírse mutuamente.

Las llaves terminaron carbonizadas, las ultimas que quedaban eran las del agua de la familia Fukushima. Mami recobro la conciencia en un hospital y después fue a la residencia de los Azuma apenada por lo ocurrido con las acciones de su abuelo. Miu se recuperó y recibió a Daiki y a Mizaki. Emily viajo a Francia para tomar sus merecidas vacaciones por el gran trabajo que realizo en Japón y su leyenda era más viva. Nadie supo nada de Mihaela, pero Emily quien la conocía mejor que nada pensó que regreso a Rumania.
                

~Fin~

*************************************************
[Luces de neón]

♫♫♫

Ve, camina hacia un nuevo futuro sin pensarlo.
Donde no estén presentes aquellos recuerdos.
El dolor derrama aquello que alguna vez quisiste
y puede cambiar el deseo de tu corazón.

Solo espera, solo espera y ten presente
que nunca estuviste solo en aquella situación.
Siempre estuve cerca de ti, aunque nunca lo notaste.
¡No retrocedas! ve al frente que algo bueno te espera.

Solo espera, solo espera y ten presente
que las luces de neón brillan en esta noche.
El tiempo lo cura todo de eso estoy seguro.


♪♪♪

Gracias por seguir esta historia.

Andrés González C. 





[Bonus extra]

Un ocho de junio de 2002 un niño fue encontrado en el desierto de Afganistán, no parecía ser nativo de ese país, una caravana lo encontró y se lo llevaron a que conociera a su princesa, el nombre del niño era…

No hay comentarios.

Publicar un comentario