Ángeles Y Demonios

Por varios años, la tecnología (de manera general, la ciencia) ha encontrado varias respuestas a fenómenos que antaño parecían inexplicables o que la religión le daba una explicación mística o realizada por un dios supremo o que simplemente aún no la tenían y eran extraños. Esto ha hecho que la religión (en general, la iglesia como institución) vea afectado su campo de fe entre sus seguidores debido a que una explicación se ve más factible que la otra. Esto no excluye a la otrora respuesta, pero sí hay muchos que han cambiado de parecer.
Es por ello que en la actualidad, y con esto quiero decir hace varios siglos, la iglesia y la ciencia se han visto enfrascados en momentos álgidos en la historia, luchas, peleas, discusiones, ataque de una hacia la otra, con o sin violencia. El resentimiento de una a la otra se consume, pero a veces crece hasta que un descubrimiento o una respuesta se hace presente y se debate la contraria. La iglesia, la religión y la creencia de un dios, siempre ha competido contra la ciencia, la tecnología y lo visible. Pero, ¿no es mejor unirse? ¿No son sólo dos puntos de vista de un mismo objeto?
Esto es lo que Dan Brown nos cuenta a través de un thriller interesante llamado Ángeles Y Demonios.
SINOPSISEl profesor de simbología Robert Langdon ha sido llamado por el director del Centro científico más importante del mundo, el CERN, en Suiza, para que le sea informado sobre un fallecimiento. Por supuesto, eso no es todo, en el cuerpo del fallecido se halla una inscripción a fuego: Illuminati. La probabilidad de que el grupo satánico llamado Los Illuminati sigan vivos es poca, pero tras varios eventos se dará cuenta de que aún hay quienes siguen sus enseñanzas.
Con ayuda de Vittoria Vetra, hija del hombre fallecido, intentarán dar con el hombre que está detrás de la muerte, del robo de antimateria que se había dado en el CERN, y de una serie de muertes de cardenales en el Vaticano. Religión y ciencia se ven en un encuentro que no vaticina un final feliz.
Creo que sería repetitivo volver a mencionar la lucha que existe entre ciencia y religión, pero en este caso no lo es pues toda la novela, en su sentido principal, habla sobre ello y sus consecuencias. Desde la diatriba que existe en la creencia de una multitud de religiones que intenta hacer que la gente siga con fe, pues cada una de ellas les da la explicación más plausible sobre lo que es la vida y su guía para el buen vivir. Mientras que la ciencia crea apartados físicos, visibles, que explican la vida mediante leyes y comprobaciones. Cualquiera pensaría que las dos son apartados que no tienen nada que ver, pero lo que la novela hace (a través de los personajes y de algunas ideas del autor) es hacernos pensar que son dos visiones distintas de un mismo evento, sólo dos explicaciones que pueden congeniar para abarcar mejor la existencia.
La habilidad de Dan Brown para crear emocionantes historias llenas de drama, intriga, descubrimientos históricos, para contar mitos y leyendas que se vuelven realidad, se ve en su máxima expresión en esta novela que da inicio a la saga del profesor de simbología Robert Langdon como protagonista. Este personaje se volverá recurrente y habrá que pasar por muchas aventuras, creándose un momento en la historia de la literatura, pero será víctima de una narrativa sencilla y poco evolucionada a través de las novelas. En este primer acercamiento lo vemos sereno y humano, con errores, creencias y nuevos descubrimientos sobre su gran inteligencia. Nunca creyó que pasaría por algo así.
La relación que se crea con Vittoria suele ser muy cliché en este tipo de historias donde el drama permite el acercamiento de los dos y hace ver a uno como el héroe. Pero quien se lleva las palmas no suele ser el héroe bondadoso sino el héroe malévolo. En esta ocasión el camarlengo. Lo que crea el autor es una historia creíble y sencilla con un personaje que ha sufrido y que, debido a su creencia profunda de una religión aprendida, se convierte en el villano. La facilidad con que crea toda la trama es buena, su punto álgido está en el final y se agradece por éste.
La clara lucha por la religión y la ciencia se ve en toda la obra, y aunque sea lo más evidente, se posiciona en segundo lugar y al mismo tiempo en primero. Y es que la base se encuentra en la aparición de los Illuminati y del Vaticano. La historia del pasado se vuelve actual, una venganza usada a favor de uno. En el discurso del camarlengo se evidencia la falta de personas que son adeptos a la iglesia, la disminución de gente que se acerca a ella, y que un acto de tal magnitud los volvería a acercar y a hacerlos creer. De alguna manera tiene razón, la gente cree y tiene fe en la actualidad, cree y tiene fe en la tecnología pues es lo que ve avanzar, pero nadie se da cuenta de las consecuencias y de los problemas que aparecen por ello. Tampoco se trata de ver como a la iglesia como único recurso de salvación e iluminación, pero sí como una opción.
Como mencionamos en la reseña de «La Fortaleza Digital», la formación de la historia y de la propia narrativa hace que sea casi una calca de ella. Es molde que hará suyo y que se apropiará hasta hacerlo más básico de lo que es. El profesor, la mujer ayudante que quiere venganza, un recorrido por ciudades en busca de respuestas, un asesino que quiere deshacerse de ellos, un villano que no sabemos quien es y resulta ser quien ya habíamos pensado. Lo único que cambia es la temática, en este caso la religión, los secretos de la iglesia y la secta de los Illuminati. Quizá esto es lo que atrapa al lector, los nuevos detalles de logias que parecían olvidadas, los secretos que se revelan aunque no todos sean ciertos, simplemente hacer pensar al lector para que se confunda o para que haga algo más allá de creer y tener fe en una sola cosa.
¿Quién, después de leer este libro, ha creído que la religión no lo es todo, o viceversa, que la ciencia es la única respuesta? Seguro que muchos han visto una opción en la contraria. Esto es lo que logra, darnos opciones a través de un juego de personajes que entretienen en el momento.
Es posible que la ciencia haya aliviado las desdichas de la enfermedad y el trabajo extenuante, y creado toda una serie de aparatos destinados a divertirnos y aumentar nuestra comodidad, pero nos ha dejado en un mundo sin prodigios. Nuestras puestas de sol se han reducido a longitudes de onda y frecuencias. Las complejidades del universo han sido destripadas en ecuaciones matemáticas. Hasta nuestra valoración como seres humanos ha sido destruida. La ciencia afirma que el planeta Tierra y sus habitantes son puntos sin importancia en el gran esquema de las cosas. Un accidente cósmico. Hasta la tecnología que promete unirnos nos divide. Cada uno de nosotros puede estar conectado electrónica-mente con el resto del globo, pero nos sentimos totalmente solos. Nos bombardean la violencia, la división, la fractura y la traición. El escepticismo se ha convertido en una virtud. El cinismo y la exigencia de pruebas han devenido pensamiento esclarecido. ¿Acaso sorprende que los humanos se sientan ahora más deprimidos y derrotados que en cualquier momento de la historia de la humanidad? ¿Defiende la ciencia algo sagrado? La ciencia busca respuestas en fetos nonatos. Hasta presume de manipular nuestro ADN. Desmonta el mundo de Dios en piezas cada vez más pequeñas, en busca de un significado... y solo encuentra más preguntas.

• FICHA TÉCNICA •
Título Original: Angels & Demons
Autor: Dan Brown
Año: 2000
ISBN: 84-95618-71-0
Páginas: 610
• FRASES •
• El enemigo más peligroso es el que nadie teme.
• El dolor es algo inherente a la madurez.
• Hay que forjar demonios modernos para el hombre moderno.

 Calificación: 8/10 

Deja un comentario

4 comentarios

  1. Hola! Recuerdo haber disfrutado mucho de esta novela hace unos años.

    Gracias por la reseña.
    Besitos desde Paseo entre Libros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ya es parte de los clásicos best sellers conocidos, sino por el libro, por la película. Y, al menos, entretenido.
      Muchas gracias y cuidado!

      Eliminar
  2. Amigo muy buenos libros los de Dan Brown, lástima que el trabajo no me deje tiempo para literaturas recreativas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, al menos son muy entretenidos.
      Que mal que a veces, aunque quisiéramos, no hay tiempo para leerlos.
      Saludos y cuidado.

      Eliminar