Fantasmas [Trilogía De Nueva York #2]

En el anterior libro de esta Trilogía, es decir, en «Ciudad De Cristal», Paul Auster nos daba un sentido distinto a lo que estamos acostumbrados en el género de detectives o policíaco. A pesar de que en ese entonces el género ya tenía muchos representantes inamovibles hasta la actualidad, Auster logró dar un sentido novedoso o algún toque especial para que no fuera la típica historia de un detective en busca del criminal, sospechoso o presunto malhechor.
Lo fresco de la trama se presenta nuevamente, pero desde otro punto de vista, desde otra historia que bien podría ser semejante a la anterior, también tiene una narración completamente diferente. La conexión es evidente, además de ser la segunda parte de la Trilogía, pero eso no significa que sea igual. Al contrario, es sólo otra perspectiva de varios aspectos.
Así es Fantasmas, segunda parte de la Trilogía de Nueva York.
SINOPSISAzul es un detective que ha aprendido todo lo que sabe del oficio gracias a su mentor, Castaño. Ahora Azul se encuentra dirigiendo la compañía de detectives cuando le llega un caso sencillo: Blanco le pide a Azul vigilar a Negro desde un departamento que se encuentra en frente de su vivienda. Azul lo acepta, pero el caso comienza tan sencillo que cree que no implica ningún esfuerzo mental. Conforme pase el tiempo se irá dando cuenta que el caso podría no ser tan simple como pensaba. ¿Será él el detective o será el vigilado? Cuando quiere averiguarlo, todo comienza a hacerse visible.
Esta segunda novela continúa con el tema detectivesco, y es lo que une a la primera con ésta, el personaje o personajes que hablan de la investigación privada, llevados a un punto en donde su labor comienza a ser complicada e intrigante. Pero la semejanza no implica que sea lo mismo, al contrario, lo novedoso es fantástico, el contraste es perfecto.
La cuestión nos lleva al análisis de ello, pero primero quisiera decir algo sobre el título. Fantasmas se usa para mencionar a aquellos autores que visitaron la zona en donde los dos detectives se encuentran, en Nueva York, pero no sólo es por ello, también se usa para denominarse a ellos mismos fantasmas. Desde el uso del departamento para investigarse, dejan sus vidas detrás y se convierten en fantasmas, se convierten en seres que sólo existen en sí mismos y para ellos. Son escritores fantasma.
Es cierto que esta segunda historia es más narrativa y es un poco más difícil de entrar en ella, tarda en comenzar y es más complicada agarrarle el gusto, pero cuando la trama se complica, lo atractivo llega mucho más, aunque no llega a la calidad de «Ciudad De Cristal». La temática tiene puntos de unión, pero es mejor verla como un producto aislado. Tan aislado como sus personajes. La soledad, la individualidad, así como la compenetración y la empatía son aspectos de la novela. Cada personaje se ve en el otro, pero a la vez comienza a pensar en sí mismo, la dualidad y la individualidad se cruzan y se mezclan. La investigación es sólo un medio para llegar a ello, al pensamiento profundo de cada uno. El conocimiento del otro hace que una relación invisible, fantasmal, se haga realidad, conociendo lo que el otro hace, creando un ambiente de dependencia laboral y espiritual.
El hecho de que Blanco comience el trabajo no es más que el destino, o el azar (como nos plantearía Auster), jugando a los dados con cada persona involucrada en la historia. Son las manos que mueven a los demás como piezas de ajedrez esperando que ellos sigan jugando hasta encontrarse.
El homenaje que Paul Auster hace es una prolongación de lo que vimos en «Ciudad De Cristal». El Quijote fue el que tuvo la mención anterior, pero esta vez vemos a Henry David Thoreau con su obra «Walden», una historia que va a la par de la narración y que si el protagonista lo hubiera leído, todo lo narrado no hubiera ocurrido así. Además, otra obra que se propone a ser más que una mención es «Wakefield» de Nathaniel Hawthorne. Entre otras obras cinematográficas.
Quizá no sea el mejor de la Trilogía, pero sin duda es un producto fantástico, metafórico, lleno de simbología que está oculta en la superficie.

• FICHA TÉCNICA •
Título Original: Ghosts
Autor: Paul Auster
Año: 1986
ISBN: 978-607-7720-59-1 [de la Trilogía en español]
Páginas: 128
• FRASES •
• Desear decir no es ya haber dicho sí.
• Los libros hay que leerlos tan pausada y cautelosamente como fueron escritos.
• No te preocupes si estoy una temporada sin llamarte. Estaré pensando en ti todo el tiempo.

 Calificación: 8.5/10 

Deja un comentario

4 comentarios

  1. Me gusta la forma en la que redactas, el libro tambien me parece interesante ya que los temas policiacos me apasionan, Gracias por la reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Eso es lo mejor de alguien que escribe, recibir opiniones positivas.
      Espero que lo disfrutes cuando lo leas, al igual que los dos que conforman la trilogía.
      Saludos y cuidado!

      Eliminar
  2. Esta es una buena propuesta. Lo único que tendría que leer la primera. Pero me ha llamado mucho la atencón. Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, lo es. Espero puedas darle su oportunidad. No son grandes aunque sí tienen una gran calidad en esas cortas palabras.
      Saludos y cuidado!

      Eliminar